HOME   |   REGRESAR AL ARCHIVO   |   ENGLISH
 
Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina
 
Relevant Catholic Divine Inspirations and Holy Lights
Fragmentos del Sermón XX: DOMINGO DE RAMOS
SOBRE LOS EFECTOS MALVADOS DE LOS MALOS HÁBITOS
por San Alfonoso Liguori (1696-1787)
"Vayan al pueblo que está enfrente, e inmediatamente encontrarán un asna atada" (Mat. 21, 2)
Primer Punto. Un mal hábito encegueze el entendimiento.
Segundo Punto. Un mal hábito endurece el corazón.
Tercer Punto. Un mal hábito disminuye nuestra fuerza.

Segundo Punto - UN MAL HÁBITO ENDURECE AL CORAZÓN

El hábito del pecado no solo encegueze el entendimiento, pero tambien endurece el corazón del pecador. "Su corazón será tan duro como una piedra, y tan firme como el yunque de un herrero." (Job xli. 15.)

Por obra del hábito del pecado el corazón se torna como una piedra y, tal como el yunque se endurece con los hachazos del martillo; en vez de ser ablandado por las inspiraciones o instrucciones Divinas, el alma del pecador habitual se torna mas terco y obstinado por los sermones sobre el juicio de Dios, sobre los tormentos de los damnificados, y sobre la pasión de Jesucristo: "Sus corazones," dice San Agustín, "se endurece en contra del rocío de gracia para no producir ningun fruto."

Llamados divinos, remordimientos de la conciencia, terrores de justicia Divína, son lluvias de gracia Divína; pero cuando, en vez de extrayendo fruto de estas bendiciones Divinas, el pecador habitual continue cometiendo pecados, endurece a su corazón, y por lo tanto, de acuerdo con Santo Tomás de Villanova, da un signo de su segura condenación "Induratio damnationis indicium;" ya que, entre la perdida de la luz de Dios y el endurecimiento de su corazón, el pecador permanecerá, de acuerdo con la amenaza terrible del Espíritu Divino, obstinado hasta la muerte. "Un corazón duro vivirá el mal en su final." (Eccl. iii. 27.)

¿De que sirven las confesiones cuando, poco tiempo despues de ellas, el pecador vuelve a los mismos vicios? "Aquel que golpea su pecho," dice San Agustín, "y no repara su conducta, confirma, pero no quita sus pecados." Cuando golpeas tu pecho en el tribunal del penitencia y arrepentimiento, pero no reparas y quitas las ocasiones de tus pecados, entonces, de acuerdo con este santo, no quitas tus pecados, sino que los haces mas firmes y permanentes; o sea, te tornas terco ante tus pecados. "Por todas partes merodean los malvados." (Salmo. xi. 9.)

Así de infeliz es la vida del pecador habitual. Merodean de pecado a pecado; y si se abstienen un poquito, inmediatamente ante la primera ocasión tentadora, vuelven a sus iniquidades de antaño. San Bernardo considera con certeza la damnificación de tal tipo de pecador: "Væ homini, qui sequitur hunc circuitum." (Serm. xii. sup. Psalmos.)

Pero algunas personas jóvenes dirán: de aquí en adelante yo repararé y sinceramente me entregaré a Dios. No obstante, si un hábito de pecar se poseé sobre ti, ¿cuando repararás? El Espíritu Santo declara que, un jóven que contrae un mal hábito no lo reunciará aun en su anciana edad. "Un jóven, de acuerdo con su andar, aun cuandoo sea viejo, no se despedirá de él." (Prov. xxii. 6.) Se sabe que los pecadores habituales se han rendido, aun en la hora de sus muertes, a los pecados que les han sido habituales en cometer. El Padre Recupito relata que una persona condenada a muerte, hasta cuando estaba llendo a sitio de ejecución, levantó sus ojos, vió a una jóven muchacha, y consitió a un pensamiento malo. Leemos en la obra del Padre Gisolfo que un cierto blasfemo, que similarmente fue condenado a morir, cuando fué tirado del patíbulo, comenzo a blasfemiar, y murió en ese estado tan miserable.

"El tiene merced en quien El desea, y en quien El desea El endurece." (Rom. ix. 18.) Dios muestra su misericordia por un cierto tiempo, y luego El endurece el corazón del pecador. Como endurece Dios el corazón de los pecadores? San Augustín contesta: "Obduratio Dei est non misereri." El Señor no endurece directamente los corazones de los pecadores habituales; sino, en castigo por sus ingratitud por Sus benefícios, El retira de ellos Sus gracias, y de ahí en mas sus corazones se endurecen, y se vuelven como una piedra. "Dios no endurece al corazón impartiendo malicia, sino reteniendo su misericordia." Dios no hace tercos a los pecadores infundiendo la malícia de la obstinación, sino que lo logra al no darles las gracias eficazes con las cuales serín convertidos. Al retirarse del calor del sol, el agua se endurece al convertirse en hielo.

San Bernardo enseña que la dureza o terquedad del corazón no sucede repentinamente sino que, grado a grado, el alma se torna insensible a las amenazas Divinas, y mas terco con los escarmientos Divinos. "Paulatim in cordis dulitiam itur; cor durum non minis cedit, flagellis duratur." En los pecadores habituales se verifican las palabras de David, "Por tu amenaza, Dios de Jacob, quedaron inmóviles los carros de guerra y los caballos." (Ps. lxxv. 7.) Hasta terremotos, truenos y muertes repentinas no terrorizan a un pecador habitual. En vez de despertarse y llegar a darse cuenta de sus estados misrables, prefieren acabar con el sueño fatal en el cual duervelan y se encuentran perdidos.

Tercer Punto. Un mal hábito disminuye nuestra fuerza.
Pulse aquí para leer
Entrada a Jersulén artista Italino de Mosaicos; 1140-1170-; Cappella Palatina, Palermo, Italia; https://www.wga.hu
Entre Cristianos, el título "Socorro Perpetuo" es uno de los mas conocidos para la Madre de Dios, especialmente entre los mas necesitados y afligidos, quienes sienten la necesidad de recibir amor y protección. La pintura original es un Icono Oriental que representa la Virgen de la Pasión, pintada para inspirar la esperanza y la oración. Su mensaje espiritual sobrepasa su belleza plástica. Un icono es mucho mas que la repreesntación de una persona o evento histórico. El Icono del Socorro Perpetuo eleva nuestra conciencia de los misterios de la Redención en Cristo y de la intercesión de María en favor de aquellos que siguen a Cristo, aqui vistos en los brazos de su Santa Madre.

Solo con una actitud de fe y oración puede uno admirar este icono. La expresión de la cara de María es de una madre que conoce el dolor y aun así, extiende su auxilio con serenidad y ternura, mientras nos invita a obedecer la Voluntad de Dios, aun cuando la encontramos en el sufrimiento y la cruz, ofreciendo nuestras vidas en servicio a Él y a nuestro vecino, tal como Él hizo, hasta la muerte.
https://www.catholictradition.org
"Hazla conocer a través de todo el mundo"
Papa Pio IX, Enero, 1866, Iglesia de San Alfonso, Roma
Oración de Nuestra Señora del Socorro Perpetuo
Oh Madre del Perpetuo Socorro, concédeme la gracia de que pueda siempre invocar tu bellísimo nombre ya que él es el Socorro del que vive y Esperanza del que muere. Ah María dulcísima, María de los pequeños y olvidados, haz que tu nombre sea de hoy en adelante el aliento de mi vida. Cada vez que te llame, Madre mía, apresúrate a socorrerme, pues, en todas mi tentaciones, y en todas mis necesidades propongo no dejar de invocarte diciendo y repitiendo: María, María, Madre Mía. Oh qué consuelo, qué dulzura, qué confianza, qué ternura siente todo mi ser con sólo repetir tu nombre y pensar en ti, Madre Mía. Bendigo y doy gracias a Dios que te ha dado para bien nuestro ese nombre tan dulce, tan amable y bello. Mas no me contento con pronunciar tu bendito nombre, quiero pronunciarlo con amor, quiero que el amor me recuerde que siempre debo acudir a ti, Madre del Perpetuo Socorro. Amén
Nuestra Madre del Perpetuo Socorro: a su izquierda el Arcángel Miguel y a su derecha Rafael, ambos sujetando los implementos de la Pasión; icono Bizantino Mariano del Siglo XV; https://commons.wikimedia.org
Ápside con el Icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Iglesia de San Alfonoso de Liguori, Roma; https://commons.wikimedia.org
Domingo de Ramos
 
Este sitio está dedicado a Nuestro Señor Jesucristo
en la Santísima Virgen María
para la Gloria de Dios

se imparta (28 de Octubre, 2013)
Cooperatores Veritatis
Omnia ad majoren Dei Gloriam!
(¡Todo para la mayor gloria de Dios!)
Contáctanos/escríbenos via email a info@verdadcatolica.net
El diseño y algunos materiales son ©2013-2019 por VerdadCatolica.Net - Todos los Derechos Reservados
Algunas obras rigen bajo licencia pública o abierta - otras están protegidas por derechos de propiedad intelectual de copyright de sus dueños.        top
 
 

Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.