HOME   |   REGRESAR AL ARCHIVO   |   ENGLISH
 
Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina
 
Relevant Catholic Divine Inspirations and Holy Lights
El 11 de octubre de 1954, Su Santidad, el Papa Pío XII, en su carta encíclica, Ad Caeli Reginam, decretó e instituyó la Fiesta de la Realeza de la Santísima Virgen María que se celebra en todo el mundo cada año el 31 de Mayo. Del mismo modo, decretó que en ese día "se renovará la consagración del género humano al Corazón Inmaculado de la Bienaventurada
Virgen María."*
* del Misal Diurno de San José
Madona del Magnificat de Sandro Botticelli; 1480-81; Galleria degli Uffizi, Florence, Italia https://www.wga.hu
Entroniza a María la Reina Inmaculada en
Tu Hogar y Consagra Tu Familia a Ella
Una estatua o imagen puede ser bendecida; si lo estimas conveniente, pidale a un sacerdote que realize la ceremonia. De lo contrario el jefe de la familia puede conducir la consagración.

Prepare un altar con flores y velas, dándole a Nuestra Señora un lugar de honor en tu casa, donde todos puedan verla y ofrecerle sus oraciones a menudo.

Reciten juntos, de rodillas:
Un acto de contrición;
3 Avemarías;
3 Glorias; y
3 veces, la invocación:
"María Reina Inmaculada: Triunfa y Reina"

Seguido por:
Acto de Consagración
Oh María, Reina Inmaculada, gloriosa Reina del Universo, poderosísima Virgen, Madre misericordiosa de un Dios misericordioso y refugio de los pecadores, nos consagramos a tu Corazón Inmaculado y Real.

Es a través de Ti que Jesucristo, nuestro Rey ha venido al mundo para salvarlo. Es también a través de Ti que Él ha de reinar sobre el mundo.

Con el fin de obtener este gran beneficio para nosotros y para toda la humanidad, venimos a Tus pies para consagrar a Ti nuestras personas, nuestras vidas, todo lo que somos, todo lo que tenemos, todo lo que amamos. Guárdanos, ilumínanos, disponed de nosotros, reina sobre nosotros.

Que todos los corazones y todos hos hogares voluntariamente Te proclamen como su Reina Inmaculada.
Oración
Oh María, Reina Inmaculada, contempla este mundo angustiado y sufrido. Tú conoces nuestra miseria y nuestra debilidad. ¡Oh Tú, quién eres nuestra Madre, quien nos salva en la hora de peligro, ten compasión sobre nosotros en estos días de pruebas ¡tan! enormes y pesadas.

Jesús ha confiado a Ti el tesoro de su Gracia y, por medio de Ti, Él quiere que concedernos Su perdón y misericordia. En estas horas de angustia, por lo tanto, tus hijos vienen a Ti como su esperanza.

Reconocemos tu Reinado y deseamos ardientemente tu triunfo. Necesitamos una Madre y un Corazón Maternal. Tú eres para nosotros el alba luminosa que disipa nuestras tinieblas y señala el camino a la vida. En Tu clemencia obtén para nosotros el valor y la confianza que tanto necesitamos.

Santísima y adorable Trinidad, Tú quien has coronado con gloria en el Cielo a la Santísima Virgen María, Madre del Salvador, haz que todos sus hijos en la tierra pueden reconocerla como su Soberana Reina; que todos los corazones, hogares y naciones puedan reconocer Ss derechos como Madre y como Reina. Amén
María Reina Inmaculada
           el triunfo y el Reinado!
Imprimi potest:
+ Michael Epus Galviensis, 4 de Junio, 1966 https://www.catholictradition.org
Oh Inmaculado Corazón de María,
Reina del Cielo y de la Tierra,
y tierna Madre de los hombres,
de acuerdo con tu ardiente deseo manifestado en Fátima,
Me consagro a Tu Inmaculado Corazón: yo, mis hermanos,
mi país y toda la raza humana.

Reina sobre nosotros,
Santísima Madre de Dios,
y enséñanos cómo hacer que el Corazón de tu Hijo,
Nuestro Señor Jesucristo reine
y triunfe en nosotros, tal como ha reinado
y triunfado en Ti.

Reina sobre nosotros,
Santísima Virgen,
para que podamos ser Tuyos en la prosperidad
y en la adversidad,
en la alegría y en la tristeza,
en la salud y en la enfermedad,
en la vida y en la muerte.

Oh compasivísimo Corazón de María,
Reina de los Cielos,
vela sobre nuestras mentes y corazones
y presérvalos de la impureza
de la cual Tú lamentaste tan tristemente en Fátima.
Ayúdanos a imitarte en todas las cosas,
especialmente la pureza.
Ayúdanos a que baje a nuestro país
y sobre el mundo entero la paz de Dios
en la justicia y la caridad.

Por lo tanto, Virgen y Madre tan llena de Gracia,
Por la presente prometo imitar Tus virtudes
con la práctica de una verdadera vida Cristiana.

Resuelvo a recibir la Sagrada Comunión con regularidad
y a ofrecerte cinco decenas del Rosario todos los días,
junto con mis sacrificios,
en el espíritu de reparación y penitencia. Amén
Lea mas: El Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María
31 de Mayo - La Realeza de la Santísima Virgen María - Entronizala en nuestros hogares y consagra nuestras familias a María, la Reina Inmaculada
 
Este sitio está dedicado a Nuestro Señor Jesucristo
en la Santísima Virgen María
para la Gloria de Dios

se imparta (28 de Octubre, 2013)
Cooperatores Veritatis
Omnia ad majoren Dei Gloriam!
(¡Todo para la mayor gloria de Dios!)
Contáctanos/escríbenos via email a info@verdadcatolica.net
El diseño y algunos materiales son ©2013-2019 por VerdadCatolica.Net - Todos los Derechos Reservados
Algunas obras rigen bajo licencia pública o abierta - otras están protegidas por derechos de propiedad intelectual de copyright de sus dueños.        top
 
 

Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.