HOME   |   REGRESAR AL ARCHIVO   |   ENGLISH
 
Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina
Relevant Catholic Divine Inspirations and Holy Lights
Fragmentos del Sermón XX: DOMINGO DE RAMOS
SOBRE LOS EFECTOS MALVADOS DE LOS MALOS HÁBITOS
por San Alfonso María Liguori (1696-1787)
"Vayan al pueblo que está enfrente, e inmediatamente encontrarán una asna atada" (Mat. 21, 2)
DESEANDO entrar a Jerusalén, para ser ahi reconocido como el prometido Mesías enviado por Dios para la salvación del mundo, el Salvador le dijo a sus discípulos: "Vayan a un cierta villa, y ahi encontrarán a un asno atado, junto con un caballo; desatenlos, y traignamelos". "El asno atado,", explica Santo Bonaventure, "representa un pecador." Esta exposición se conforma con la doctrina del Hombre sabio quien dice que los malvados son atados por las cadenas de sus propios pecados. "Sus propias iniquidades atrapan al malvado, el cual es atado con la soga de sus propios pecados." (Prov. v. 22.)

Tal como Jesucristo no podia montarse al asno antes que este animal fuera desatado, El no puede habitar dentro un alma atado por sus inquidades. Si hay, por lo tanto hermanos entre ustedes un alma atado por cualquier mal hábito, permita que tal alma responda a la admonición que el Señor le dió esta mañana. "Suelta las ataduras de tus pecados, hija captiva de Sion." (Isa. lii. 2.) Suelta las ataduras de tus pecados, las cuales te hacen esclavas de Satanás. Suelta las ataduras antes que los hábitos del pecado suman suficiente poder sobre ti hasta que logran que tu conversión sea moralmente imposible, llevandote a tu eterna perdición. Esta mañana les mostraré con tres puntos, los malos efectos de los malos hábitos.

Primer Punto. Un mal hábito encegueze el entendimiento.
Segundo Punto. Un mal hábito endurece el corazón.
Tercer Punto. Un mal hábito disminuye nuestra fuerza.

Primer Punto - UN MAL HÁBITO ENCEGUEZE EL ENTENDIMIENTO

De todos aquellos que viven en el hábito del pecado, San Augustín dice: "Ipsa consuetudo non sinit videre malum, quod faciunt." El hábito del pecado encegueze a los pecadores, para que ya no puedan ver el mal que hacen, ni la ruina que les ocasiona; Viven en la ceguera, como si no existiera ni Dios, ni el cielo, ni el infierno, ni la eternidad. "Los pecados", agrega el santo, "no importando su enormidad, cuando es habitual, aparenta ser o pequeño o no ser pecado." ¿Como puede el alma guardarse contra estos cuando ya no tiene sensitividad de sus deformaciones, o del mal que le ocasionan?

San Jerónimo dice que pecadores habituales "ni tienen vergüenza por los crímenes que cometen." Malas acciones producen naturalmente una cierta vergüenza; pero este sentimiento se destruye con el hábito del pecado. San Pedro compara a los pecadores habituales con los cerdos revolcandose en el lodo. "El chancho recien lavado vuelve a revolcarse en el lodo." (2 Pedro. ii. 22.) El lodo del pecado mismo los encegueze; y, por lo tanto, en vez de sentir pena y vergüenza por su suciedad, ellos se deleitan y se exultan en la misma. "Un tonto obra en traversura como si fuera un deporte." (Prov. x. 23.) "quienes se contentan cuando han echo el mal." (Prov. ii. 14.)
Por lo tanto los santos continuamente buscan a la luz de Dios, ya que saben que si Él retirara Su Luz, ellos podrín convertirse en los pecadores mas grandes. Como es posible entonces que tantos Cristianos, quienes saben por la fe que existe un infierno, y un Dios justo, que no puede dejar de castigar a los malvados: ¿como es posible, pregunto, que continuen viviendo en el pecado hasta la muerte, llevandolos a la perdición? "Sus propia malicia los encegueze." (Sabiduría. ii, 21.) El pecado los encegueze y por lo tanto están perdidos.

Job dice que los pecadores habituales están llenos de iniquidades. "Sus huesos estarán llenos con los vicios de su juventud." (xx. 11.) Cada pecado produce oscuridad en el entendimiento. Cuanto mas pecados son multiplicados por un mal hábito, major será la ceguera que ocasionan. La luz del sol no puede entrar en un vaso lleno de barro; y un corazón lleno de vicios no puede admitir la luz de Dios, la cual le haría uisible al alma el abismo al cual sus pecados la estan llevando. Careciente de luz, el pecador habitual va de pecado a pecado, sin jamas pensar en el arrepentimiento.

"Por todas partes merodean los malvados," (Salmo. xi. 9.) Caídos en el foso de los malos hábitos, piensan solo en el acto de pecar, hablan solo de pecados, y ya no ven la maldad del pecar. Co el correr del tiempo se convirten en un bruto que carece del uso de la razón, y solo buscan y desean lo que les complace a sus sentidos. "Y el hombre, cuando era honrado, no comprendía: se lo compara con las bestias insensatas, y se convierten en ellas." (Ps. xlviii. 13.) Por lo tanto las palabras del Sabio se cumplen con respecto a los pecadores habituales. "El malvado, cuando llega a la profundidad del pecado, contemneth." (Prov. xviii. 3.) Santo Chrysostom aplica este dicho a los pecadores habituales, quienes, atrapados en el abismo de la oscuridad, desprecian a lo sermones, los llamados de Dios, las admoniciones, censuras, el infierno, y Dios, y se convierten en el buitre que espera ser matado por el cazador, en vez de abandonar la carcaza corrupta que come.

Hermanos, dejemosnos temblar, como lo hizo David cuando dijo: "que no me arrastre la corriente, que no me trague el Abismo, que el Pozo no se cierre sobre mí." (Salmo lxviii. 16.) De caerse una persona en el pozo, se tiene la esperanza de su rescata siempre y cuando la boca del pozo no se cierra; pero, una vez que se cierra, esta persona está perdida. Cuando un pecador cae en un mal hábito, la boca del pozo se cierra gradualmente al multiplicarse sus pecados. En el momento que la boca del pozo se cierra, el es abandonado por Dios.

Queridos amados pecadores, si has contraido un hábito de cualquier pecado, intenta inmediatamente en salir de ese pozo infernal, antes que Dios te deprive totalmente de su luz y te abandone ya que, una vez que el te abandona con el retiro de Su luz, todo está acabado, y estás perdido.

Segundo Punto. Endurece el corazón.
Pulse aquí para leer
Triunfante Entrada a Jersulén de Pietro Lorenzetti; 1320; Assisi fresco Basílica Menor, San Francesco, Assisi, Italia; https://www.wga.hu
Entre Cristianos, el título "Socorro Perpetuo" es uno de los mas conocidos para la Madre de Dios, especialmente entre los mas necesitados y afligidos, quienes sienten la necesidad de recibir amor y protección. La pintura original es un Icono Oriental que representa la Virgen de la Pasión, pintada para inspirar la esperanza y la oración. Su mensaje espiritual sobrepasa su belleza plástica. Un icono es mucho mas que la repreesntación de una persona o evento histórico. El Icono del Socorro Perpetuo eleva nuestra conciencia de los misterios de la Redención en Cristo y de la intercesión de María en favor de aquellos que siguen a Cristo, aqui vistos en los brazos de su Santa Madre.

Solo con una actitud de fe y oración puede uno admirar este icono. La expresión de la cara de María es de una madre que conoce el dolor y aun así, extiende su auxilio con serenidad y ternura, mientras nos invita a obedecer la Voluntad de Dios, aun cuando la encontramos en el sufrimiento y la cruz, ofreciendo nuestras vidas en servicio a Él y a nuestro vecino, tal como Él hizo, hasta la muerte.
https://www.catholictradition.org
"Hazla conocer a través de todo el mundo"
Papa Pio IX, Enero, 1866, Iglesia de San Alfonso, Roma
Oración de Nuestra Señora del Socorro Perpetuo
Oh Madre del Perpetuo Socorro, concédeme la gracia de que pueda siempre invocar tu bellísimo nombre ya que él es el Socorro del que vive y Esperanza del que muere. Ah María dulcísima, María de los pequeños y olvidados, haz que tu nombre sea de hoy en adelante el aliento de mi vida. Cada vez que te llame, Madre mía, apresúrate a socorrerme, pues, en todas mi tentaciones, y en todas mis necesidades propongo no dejar de invocarte diciendo y repitiendo: María, María, Madre Mía. Oh qué consuelo, qué dulzura, qué confianza, qué ternura siente todo mi ser con sólo repetir tu nombre y pensar en ti, Madre Mía. Bendigo y doy gracias a Dios que te ha dado para bien nuestro ese nombre tan dulce, tan amable y bello. Mas no me contento con pronunciar tu bendito nombre, quiero pronunciarlo con amor, quiero que el amor me recuerde que siempre debo acudir a ti, Madre del Perpetuo Socorro. Amén
Nuestra Madre del Perpetuo Socorro: a su izquierda el Arcángel Miguel y a su derecha Rafael, ambos sujetando los implementos de la Pasión; icono Bizantino Mariano del Siglo XV; https://commons.wikimedia.org
Ápside con el Icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Iglesia de San Alfonoso de Liguori, Roma; https://commons.wikimedia.org
Domingo de Ramos
 
Este sitio está dedicado a Nuestro Señor Jesucristo
en la Santísima Virgen María
para la Gloria de Dios

se imparta (28 de Octubre, 2013)
Cooperatores Veritatis
Omnia ad majoren Dei Gloriam!
(¡Todo para la mayor gloria de Dios!)
Contáctanos/escríbenos via email a info@verdadcatolica.net
El diseño y algunos materiales son ©2013-2018 por VerdadCatolica.Net - Todos los Derechos Reservados
Algunas obras rigen bajo licencia pública o abierta - otras están protegidas por derechos de propiedad intelectual de copyright de sus dueños.        top
 
 

Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.