Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina
 

Jesucristo es la Respuesta. El Evangelio es la Solución - Evangelio de San Marcos 9: 38-43, 47-48.
Jesucristo es la Respuesta. El Evangelio es la Solución
Jesucristo es la Respuesta. El Evangelio es la Solución
Jesucristo es la Respuesta. El Evangelio es la Solución
 
 
 

 
 

Cristo sana a un hombre poseído en la sinagoga de Capernaum; Fresco romano en la antigua Läuthaus de la abadía de Lambach, Austria; commons.wikimedia.org

 
 

Evangelio según San Marcos 9:38-43, 45, 47-48

Y respondióle Juan, diciendo:
"Maestro, hemos visto á uno que en tu nombre echaba fuera los demonios,
el cual no nos sigue; y se lo prohibimos,
porque no nos sigue."
Y Jesús dijo: "No se lo prohibáis;
porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre
que luego pueda decir mal de mí.
Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.
Y cualquiera que os diere un vaso de agua en mi nombre,
porque sois de Cristo, de cierto os digo que no perderá su recompensa."

"Y cualquiera que escandalizare á uno de estos pequeñitos que creen en mí,
mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello,
y fuera echado en la mar.
Y si tu mano te escandalizare, córtala:
mejor te es entrar á la vida manco,
que teniendo dos manos ir á la Gehenna,
al fuego que no puede ser apagado;.
Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo:
mejor te es entrar á la vida cojo,
que teniendo dos pies ser echado en la Gehenna,
al fuego que no puede ser apagado.
Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo:
mejor te es entrar al reino de Dios con un ojo,
que teniendo dos ojos ser echado á la Gehenna;
Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga."


Vigésimo sexto domingo del año: Homilía (en Inglés) por el Padre John Tokaz, O.F.M. Cap., basado en el Evangelio según san Marcos 9:38-43, 45, 47-48; Parroquia de María Immaculate de Lourdes, Newton, Massachusetts; 30 de Septiembre, 2018



Para aquellos de nosotros que hemos sido dotados de fe (todos los que estan aquí hoy), es imposible para nosotros ser indiferentes a Jesucristo, u olvidar a Jesucristo, o no hacer de Jesucristo nuestra primera y principal prioridad, ¡todo el tiempo! Y esto es exactamente lo que Jesucristo, nuestro Señor, está tratando de enseñarnos en el Evangelio de hoy.

Con los corazones llenos de fe, Jesucristo siempre está en la cima de nuestra lista de "cosas por hacer" todos los días. Con los corazones llenos de fe, nuestro enfoque debe estar fijado principalmente en Jesucristo todos los días. Y, con los corazones llenos de fe, no podemos permitir que nada se interponga entre nosotros y nuestro Señor Jesucristo todos los días. Jesucristo nuestro Señor fue un hombre de su tiempo. Era un maestro, un rabino y, por lo tanto, estaba familiarizado con los métodos de enseñanza que se utilizaron en su época y que fueron muy populares, y siempre dieron resultados. Y uno de esos métodos de enseñanza que nuestro Señor usaba continuamente y siempre era la retórica.

En el mundo antigüo, en realidad, la gente (hombres) fueron a la escuela para estudiar la retórica y ser entrenados en ella. La retórica era una forma de arte muy importante; una habilidad muy útil para saber y usar en el mundo antigüo. La retórica consiste en la instrucción del uso del lenguaje para persuadir a alguien sobre su punto de vista.

En los días de nuestro Señor Jesucristo no habían abogados civiles, como tales. Si usted tenía un problema, si uno tenía un problema legal, compareció ante el juez y presentó su caso, y esperaba un juicio favorable. Si tuviera un poco de dinero, podría contratar a un retor, experto en la retórica, quien utilizaría un discurso exagerado, dramático, teatral e inflado para tratar de convencer al juez de la posición de su cliente. Y así, los retores eran personas muy valiosas en el mundo antigüo y eran vistos como personas muy hábiles y, de hecho, lo eran, porque tenían un maravilloso uso y entrenamiento en el idioma.

Los buenos maestros del día usaron la retórica para tratar de señalar a sus discípulos, y Jesús nuestro Señor, como rabino, usó la retórica para tratar de señalar a sus discípulos sus enseñanzas, y hay un maravilloso ejemplo de eso en el Evangelio de hoy. Él dice, en blanco, si su pie se interpone en su relación con Mí y con Dios, deshágase de estos: eso es retórica. Nuestro Señor ciertamente no quiere que nos cortemos los pies, o nos saquemos los ojos. o nos cortemos nuestras manos. Nuestro Señor está tratando de hacer un punto: no podemos permitir que nada se interponga en nuestro camino para ser obstáculos a nuestra relación con Él a diario.

No podemos hacer nada más importante a diario que nuestra relación amorosa con Jesucristo, que quiere abrazarnos todos los días, todo el día, espiritualmente.

Y sin embargo, como somos seres humanos, permitimos que todo tipo de cosas se conviertan en obstáculos para nuestra relación con nuestro Señor Jesucristo. Pueden ser cosas materiales. Pueden ser cosas emotivas. Pueden ser cosas intelectuales. Pero usted y yo somos propensos a concentrarnos en otra cosa que no sea nuestro Señor Jesucristo todos los días, porque somos seres humanos; como tal, estamos limitados y somos defectuosos.

Jesús dice: trata de no hacer eso; trata de no dejar que nada se interponga en Mi relación contigo y en tu relación conmigo porque soy la fuente de tu Verdad. Yo soy la fuente de tu Fuerza. Soy la fuente de tu esperanza. Yo soy la fuente de tu Luz. Soy la fuente de tu paz.

Y así, Él usa ejemplos: estos ejemplos bastante dramáticos y retóricos, para demostrarlo a nosotros, como cortarnos la mano y el pie y sacarnos los ojos. Esos son ejemplos retóricos.

Él nos dice, hoy en día: si su teléfono celular se interpone en el camino de Mi relación con usted y su relación con Mí, déjelo a un lado por un tiempo. Si su temor, su temor infundado se está interponiendo en su relación con Mí y Mi relación con usted, ore al Espíritu Santo de Dios para que lo elimine. Si tu ansiedad por las finanzas lo distrae de creer que puedo hacer por vd. lo que no puede hacer por si mismo, y Dios siempre lo cuidará a través de Mí, deshagase de eso. Todos, en varias ocasiones, de diversas maneras, permitimos que otras cosas bloqueen nuestra relación directa con Jesucristo, a quien creemos con corazones llenos de fe, que es sin duda, la Respuesta.

Jesucristo es la respuesta. El Evangelio es la solución. Nada más: ni racionalizaciones, ni juicios. Estas no son las soluciones.

Las soluciones están en el Evangelio a través de Jesucristo. Esas son las soluciones a nuestros problemas. Y, todo lo que tenemos que hacer diariamente es poner nuestros problemas a los pies de Jesucristo, el Sagrado Corazón, que nos ama tanto. Y Jesucristo nos cuidará.

Y nuestro trabajo es simplemente hacer la cosa correcta que tenemos delante de nosotros para hacer y no distraernos con la ansiedad, la preocupación, las cosas materiales, sino concentrarnos completamente en Jesucristo, confiando en que cuando hacemos lo correcto podemos ver lo que está delante de nosotros para hacer. Jesús camina con nosotros, nos guía, nos sostiene y nos apoya con su fuerza y su amor divino. Y Él, y solo El, nos verá vencer todo. Nada más puede ser mejor para nosotros que nuestro Señor Jesucristo. Y así, cuando primero confiamos en otras cosas, cometemos un terrible error espiritual.

El Evangelio de hoy es un recordatorio de eso. El Evangelio de hoy nos está llamando y nos invita a mirar nuestras vidas, a mirar nuestros corazones, a mirar nuestras mentes, a mirar nuestras almas y ver lo que las está saturando. ¿Qué está saturando nuestra vida espiritual?

Y de ahí, pedir el coraje del Espíritu Santo para remover esas cosas. Hacerlos al menos de segundo, tercero o cuarto lugar en nuestra lista de cosas para hacer todos los días y, hacer que Jesucristo suba al primer lugar. Y cuando hacemos eso, entonces podemos ser receptores de Su Gracia, de Su ayuda y de Su esperanza.



 

Evangelio según San Marcos 9:38-43, 45, 47-48

Y respondióle Juan, diciendo:
"Maestro, hemos visto á uno que en tu nombre echaba fuera los demonios,
el cual no nos sigue; y se lo prohibimos,
porque no nos sigue."
Y Jesús dijo: "No se lo prohibáis;
porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre
que luego pueda decir mal de mí.
Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.
Y cualquiera que os diere un vaso de agua en mi nombre,
porque sois de Cristo, de cierto os digo que no perderá su recompensa."

"Y cualquiera que escandalizare á uno de estos pequeñitos que creen en mí,
mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello,
y fuera echado en la mar.
Y si tu mano te escandalizare, córtala:
mejor te es entrar á la vida manco,
que teniendo dos manos ir á la Gehenna,
al fuego que no puede ser apagado;.
Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo:
mejor te es entrar á la vida cojo,
que teniendo dos pies ser echado en la Gehenna,
al fuego que no puede ser apagado.
Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo:
mejor te es entrar al reino de Dios con un ojo,
que teniendo dos ojos ser echado á la Gehenna;
Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga."


Vigésimo sexto domingo del año: Homilía (en Inglés) por el Padre John Tokaz, O.F.M. Cap., basado en el Evangelio según san Marcos 9:38-43, 45, 47-48; Parroquia de María Immaculate de Lourdes, Newton, Massachusetts; 30 de Septiembre, 2018



Para aquellos de nosotros que hemos sido dotados de fe (todos los que estan aquí hoy), es imposible para nosotros ser indiferentes a Jesucristo, u olvidar a Jesucristo, o no hacer de Jesucristo nuestra primera y principal prioridad, ¡todo el tiempo! Y esto es exactamente lo que Jesucristo, nuestro Señor, está tratando de enseñarnos en el Evangelio de hoy.

Con los corazones llenos de fe, Jesucristo siempre está en la cima de nuestra lista de "cosas por hacer" todos los días. Con los corazones llenos de fe, nuestro enfoque debe estar fijado principalmente en Jesucristo todos los días. Y, con los corazones llenos de fe, no podemos permitir que nada se interponga entre nosotros y nuestro Señor Jesucristo todos los días. Jesucristo nuestro Señor fue un hombre de su tiempo. Era un maestro, un rabino y, por lo tanto, estaba familiarizado con los métodos de enseñanza que se utilizaron en su época y que fueron muy populares, y siempre dieron resultados. Y uno de esos métodos de enseñanza que nuestro Señor usaba continuamente y siempre era la retórica.

En el mundo antigüo, en realidad, la gente (hombres) fueron a la escuela para estudiar la retórica y ser entrenados en ella. La retórica era una forma de arte muy importante; una habilidad muy útil para saber y usar en el mundo antigüo. La retórica consiste en la instrucción del uso del lenguaje para persuadir a alguien sobre su punto de vista.

En los días de nuestro Señor Jesucristo no habían abogados civiles, como tales. Si usted tenía un problema, si uno tenía un problema legal, compareció ante el juez y presentó su caso, y esperaba un juicio favorable. Si tuviera un poco de dinero, podría contratar a un retor, experto en la retórica, quien utilizaría un discurso exagerado, dramático, teatral e inflado para tratar de convencer al juez de la posición de su cliente. Y así, los retores eran personas muy valiosas en el mundo antigüo y eran vistos como personas muy hábiles y, de hecho, lo eran, porque tenían un maravilloso uso y entrenamiento en el idioma.

Los buenos maestros del día usaron la retórica para tratar de señalar a sus discípulos, y Jesús nuestro Señor, como rabino, usó la retórica para tratar de señalar a sus discípulos sus enseñanzas, y hay un maravilloso ejemplo de eso en el Evangelio de hoy. Él dice, en blanco, si su pie se interpone en su relación con Mí y con Dios, deshágase de estos: eso es retórica. Nuestro Señor ciertamente no quiere que nos cortemos los pies, o nos saquemos los ojos. o nos cortemos nuestras manos. Nuestro Señor está tratando de hacer un punto: no podemos permitir que nada se interponga en nuestro camino para ser obstáculos a nuestra relación con Él a diario.

No podemos hacer nada más importante a diario que nuestra relación amorosa con Jesucristo, que quiere abrazarnos todos los días, todo el día, espiritualmente.

Y sin embargo, como somos seres humanos, permitimos que todo tipo de cosas se conviertan en obstáculos para nuestra relación con nuestro Señor Jesucristo. Pueden ser cosas materiales. Pueden ser cosas emotivas. Pueden ser cosas intelectuales. Pero usted y yo somos propensos a concentrarnos en otra cosa que no sea nuestro Señor Jesucristo todos los días, porque somos seres humanos; como tal, estamos limitados y somos defectuosos.

Jesús dice: trata de no hacer eso; trata de no dejar que nada se interponga en Mi relación contigo y en tu relación conmigo porque soy la fuente de tu Verdad. Yo soy la fuente de tu Fuerza. Soy la fuente de tu esperanza. Yo soy la fuente de tu Luz. Soy la fuente de tu paz.

Y así, Él usa ejemplos: estos ejemplos bastante dramáticos y retóricos, para demostrarlo a nosotros, como cortarnos la mano y el pie y sacarnos los ojos. Esos son ejemplos retóricos.

Él nos dice, hoy en día: si su teléfono celular se interpone en el camino de Mi relación con usted y su relación con Mí, déjelo a un lado por un tiempo. Si su temor, su temor infundado se está interponiendo en su relación con Mí y Mi relación con usted, ore al Espíritu Santo de Dios para que lo elimine. Si tu ansiedad por las finanzas lo distrae de creer que puedo hacer por vd. lo que no puede hacer por si mismo, y Dios siempre lo cuidará a través de Mí, deshagase de eso. Todos, en varias ocasiones, de diversas maneras, permitimos que otras cosas bloqueen nuestra relación directa con Jesucristo, a quien creemos con corazones llenos de fe, que es sin duda, la Respuesta.

Jesucristo es la respuesta. El Evangelio es la solución. Nada más: ni racionalizaciones, ni juicios. Estas no son las soluciones.

Las soluciones están en el Evangelio a través de Jesucristo. Esas son las soluciones a nuestros problemas. Y, todo lo que tenemos que hacer diariamente es poner nuestros problemas a los pies de Jesucristo, el Sagrado Corazón, que nos ama tanto. Y Jesucristo nos cuidará.

Y nuestro trabajo es simplemente hacer la cosa correcta que tenemos delante de nosotros para hacer y no distraernos con la ansiedad, la preocupación, las cosas materiales, sino concentrarnos completamente en Jesucristo, confiando en que cuando hacemos lo correcto podemos ver lo que está delante de nosotros para hacer. Jesús camina con nosotros, nos guía, nos sostiene y nos apoya con su fuerza y su amor divino. Y Él, y solo El, nos verá vencer todo. Nada más puede ser mejor para nosotros que nuestro Señor Jesucristo. Y así, cuando primero confiamos en otras cosas, cometemos un terrible error espiritual.

El Evangelio de hoy es un recordatorio de eso. El Evangelio de hoy nos está llamando y nos invita a mirar nuestras vidas, a mirar nuestros corazones, a mirar nuestras mentes, a mirar nuestras almas y ver lo que las está saturando. ¿Qué está saturando nuestra vida espiritual?

Y de ahí, pedir el coraje del Espíritu Santo para remover esas cosas. Hacerlos al menos de segundo, tercero o cuarto lugar en nuestra lista de cosas para hacer todos los días y, hacer que Jesucristo suba al primer lugar. Y cuando hacemos eso, entonces podemos ser receptores de Su Gracia, de Su ayuda y de Su esperanza.



 
 
 

 
 

Christ Pantocrator; c. 410 AD; Mosaico romano en el ábside de la iglesia de Santa Pudenziana, Roma, Italia; commons.wikimedia.org

 
 
 
 
 
30 de Septiembre de 2018 - Jesucristo es la Respuesta - el Evangelio es la Solucion - Evangelio según san Marcos 9:38-43, 47-48 y Homilía por Fr. John Tokaz, O.F.M. Cap.


 
 

Este sitio es dedicado a Nuestro Señor Jesucristo
en la Santísima Virgen María
para la Gloria de Dios

  La Bendición Apostólica de la Santa Sede en Roma se imparta (28 de Octubre, 2013)
Cooperatores Veritatis
 
Omnia ad majoren Dei Gloriam!
(¡Todo para la mayor gloria de Dios!)

Contáctanos/escríbanos via email a info@verdadcatolica.net
El diseño y algunos materiales son ©2013-2018 por VerdadCatolica.Net - Todos los Derechos Reservados
Algunas obras rigen bajo licensia pública o abierta - otras están protegidas por derechos de propiedad intelectual de copyright de sus dueños.

   Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.  
 

   Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.  
 
top
CLOSE
NEXT
OUR FATHER

Our Father, Who Art In Heaven
Hallowed Be Thy Name.
Thy Kingdom come,
Thy Will be done
On earth as it is in Heaven.
Give us this day our daily bread
And forgive us our trespasses
As we forgive those who trespass against us.
Liberate us from all temptation[*]
And deliver us from all evil. Amen



[*] Liberate us is in keeping with the original Latin text.
       God usually does not "lead us" to temptation
       (unless we are tested),
       but gives us the grace to overcome and/or resist it
CLOSE
NEXT
HAIL MARY

Hail Mary, full of grace
The Lord is with thee.
Blessed art though among women,
And blessed is the fruit
Of thy womb, Jesus.
 
Holy Mary, Mary of God
Pray for us sinners
Now, and in the hour
Of our death. Amen


 
CLOSE
NEXT
APOSTLE'S CREED
I believe in God, the Father Almighty
Creator of Heaven and earth;
And in Jesus Christ, His Only Son, our Lord;
Who was conceived by the
[work and grace of the] Holy Ghost,[*]
Born of the Virgin Mary,
Suffered under Pontius Pilate,
Was crucified, died and was buried.
He descended into the Dead.[**]
On the third day, He rose again;
He ascended into Heaven,
And sits at the right hand of God,
the Father Almighty.
From thence he shall come to judge
the living and the dead.
 
I believe in the Holy Ghost,[*]
The Holy Catholic Church,
The communion of saints,
The forgiveness of sins.
The resurrection of the body,
And life everlasting. Amen

[*] Holy Ghost: may be substituted with the current Holy Spirit.
[**] the Dead: "inferi", the underworld or the dead in Latin.
X
GLORIA

Glory be to the Father, and to the Son,
and to the Holy Ghost[*],
as it was in the beginning, is now,
and ever shall be, world without end.
Amen

[*] Holy Ghost: may be substituted with the current Holy Spirit.
X
DE PROFUNDIS

Out of the depths I have cried to Thee, O Lord:
Lord, hear my voice.
Let Thine ears be attentive
to the voice of my supplication.

If thou, O Lord, wilt mark iniquities:
Lord, who shall abide it.
For with Thee there is merciful forgiveness:
and because of Thy law,
I have waited for Thee, O Lord.

My soul hath waited on His word:
my soul hath hoped in the Lord.
From the morning-watch even until night,
let Israel hope in the Lord.

For with the Lord there is mercy:
and with Him plenteous redemption.
And He shall redeem Israel
from all her iniquities.

Glory be to the Father, and to the Son,
and to the Holy Ghost[*],
as it was in the beginning, is now,
and ever shall be, world without end.
Amen

[*] Holy Ghost: may be substituted with the current Holy Spirit.
X
DE PROFUNDIS

Out of the depths I have cried to Thee, O Lord:
Lord, hear my voice.
Let Thine ears be attentive to the voice
of my supplication.

If thou, O Lord, wilt mark iniquities:
Lord, who shall abide it.
For with Thee there is merciful forgiveness:
and because of Thy law,
I have waited for Thee, O Lord.

My soul hath waited on His word:
my soul hath hoped in the Lord.
From the morning-watch even until night,
let Israel hope in the Lord.

For with the Lord there is mercy:
and with Him plenteous redemption.
And He shall redeem Israel
from all his iniquities.

V. Eternal rest give unto them, O Lord.
R. And let perpetual light shine upon them.
V. From the gate of hell.
R. Deliver their souls, O Lord.
V. May they rest in peace.
R. Amen.
V. O Lord, hear my prayer.
R. And let my cry come unto Thee.
V. The Lord be with you.
R. And with Thy Spirit.

(50 days indulgence to all who pray the De Profundis with V. and R.
"Requiem aeternam" (Eternal Rest) three times a day.
Pope Leo XIII, February 3, 1888)


Let us pray:
O God, the Creator and Redeemer of all
the faithful, we beseech Thee to grant
to the souls of Thy servants the remission
of their sins, so that by our prayers
they may obtain pardon for which they long.
O Lord, who lives and reigns,
world without end. Amen

May they rest in peace. Amen

CLOSE
NEXT
PADRE NUESTRO

Padre Nuestro,
que estas en los Cielos
Santificado sea Tu Nombre;
Venga a nosotros tu Reino;
Hágase Tu Voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
Perdona nuestras ofensas,
Como también nosotros
perdonamos a los que nos ofenden,
No nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén
 
CLOSE
NEXT
AVE MARÍA

Dios te salve, María,
llena eres de gracia;
El Señor es Contigo;
Bendita Tú eres
entre todas las mujeres,
Y bendito es el fruto
De tu vientre, Jesús.
 
Santa María,
Madre de Dios,
Ruega por nosotros
pecadores,
Ahora y en la hora
De nuestra muerte.
Amén
 
CLOSE
NEXT
CREDO
Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo,
Su único Hijo, Nuestro Señor,
Que fue concebido por obra
y gracia del Espíritu Santo,
Nació de la Santa María Virgen;
Padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
Fue crucificado, muerto y sepultado,
Descendió a los infiernos,
Al tercer día resucitó de entre los muertos,
Subió a los cielos
Y está sentado a la derecha de Dios,
Padre Todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo,
La Santa Iglesia Católica,
La comunión de los santos,
El perdón de los pecados,
La resurrección de la carne
Y la vida eterna. Amén
 
 
CERRAR
DE PROFUNDIS

Desde lo hondo a Ti grito, Señor; Señor,
escucha mi voz;
Estén Tus oidos atentos
a la voz de mi súplica.

Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?
Pero de ti procede el perdón,
y así infundes respeto.
Mi alma espera en el Señor.

Espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.
Aguarda Israel al Señor.

Como el centinela la aurora;
porque del Señor viene la misericordia.
la redención copiosa;
y Él redimirá a Israel de todos sus delitos.

Gloria al Padre, al Hijo y al
Espíritu Santo,
como es desde el principio,
es ahora y será por los siglos de los siglos.
Amén

X
GLORIA

Gloria al Padre, al Hijo y al
Espíritu Santo,
como es desde el principio,
es ahora y será por los siglos de los siglos.
Amén

CERRAR
DE PROFUNDIS y QUE DESCANSEN EN PAZ

Desde lo hondo a Ti grito, Señor;
Señor, escucha mi voz;
Estén Tus oidos atentos a
la voz de mi súplica.

Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?

Pero de ti procede el perdón,
y así infundes respeto.
Mi alma espera en el Señor.

Espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.
Aguarda Israel al Señor.

Como el centinela la aurora;
porque del Señor viene la misericordia,
la redención copiosa;
y Él redimirá a Israel de todos sus delitos.

V. Dadles, Señor, a todas las almas
el descanso eterno.
R. Y haced lucir sobre ellas
vuestra eterna luz.
V. Que en paz descansen.
R. Amén.