HOME   |   REGRESAR AL ARCHIVO   |   ENGLISH
 
Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina
Relevant Catholic Divine Inspirations and Holy Lights
La Predicación es un Deber Apostólico
Sermón de San Lorenzo de Brindisi
Para llevar una vida espiritual, que nos es común con los ángeles y los espíritus celestes y divinos, ya que ellos y nosotros hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, es necesario el pan de la gracia del Espíritu Santo y de la caridad de Dios. Pero la gracia y la caridad son imposibles sin la fe, ya que sin la fe es imposible agradar a Dios. Y esta fe se origina necesariamente de la predicación de la palabra de Dios: La fe nace del mensaje y el mensaje consiste en hablar de Cristo. Por tanto, la predicación de la palabra de Dios es necesaria para la vida espiritual, como la siembra es necesaria para la vida del cuerpo.

Por esto, dice Cristo: Salió el sembrador a sembrar su semilla. Salió el sembrador a pregonar la justicia, y este pregonero, según leemos, fue algunas veces el mismo Dios, como cuando en el desierto dio a todo el pueblo, de viva voz bajada del cielo, la ley de justicia; fue otras veces un ángel del Señor, como cuando en el llamado "lugar de los que lloran" echó en cara al pueblo sus transgresiones de la ley divina, y todos los hijos de Israel, al oír sus palabras, se arrepintieron y lloraron todos a voces; también Moisés predicó a todo el pueblo la ley del Señor, en las campiñas de Moab, como sabemos por el Deuteronomio. Finalmente, vino Cristo, Dios y hombre, a predicar la palabra del Señor, y para ello envió también a los apóstoles, como antes había enviado a los profetas.
Por consiguiente, la predicación es una función apostólica, angélica, cristiana, divina. Así comprendemos la múltiple riqueza que encierra la palabra de Dios, ya que es como el tesoro en que se hallan todos los bienes. De ella proceden la fe, la esperanza, la caridad, todas las virtudes, todos los dones del Espíritu Santo, todas las bienaventuranzas evangélicas, todas las buenas obras, todos los actos meritorios, toda la gloria del paraíso: Aceptad dócilmente la palabra que ha sido plantada y es capaz de salvaros.

La palabra de Dios es luz para el entendimiento, fuego para la voluntad, para que el hombre pueda conocer y amar a Dios; y para el hombre interior, el que vive por la gracia del Espíritu Santo, es pan y agua, pero un pan más dulce que la miel y el panal, un agua mejor que el vino y la leche; es para el alma un tesoro espiritual de méritos, y por esto es comparada al oro y a la piedra preciosa; es como un martillo que doblega la dureza del corazón obstinado en el vicio, y como una espada que da muerte a todo pecado, en nuestra lucha contra la carne, el mundo y el demonio.
http://www.corazones.org
La batalla de Stuhlweissemburg -
con enemigos cuatro veces mayores en número - Se prepararon para la batalla por la confianza en Dios y Su santa Madre
Esto es lo que pasó ese día de Octubre del año 1601 en Hungría, a sólo veinte y tres años después que los Musulmanes fueron derrotados en el Mar Mediterráneo, en la batalla de Lepanto. El santo reunió a las tropas y lideró la carga a las líneas enemigas. Las balas, flechas y balas de cañón volaban a su alrededor mientras sostenía el crucifijo en alto. Una de las balas milagrosamente se alojó en su cabello. Le arrojaron cimitarras desde todas las direcciones, pero nunca una cuchilla le rozó su carne. Cinco caballos cayeron heridos por debajo de él mientras galopaba, atrás y adelante, instando a los valientes guerreros que luchen para que la victoria fuera suya. Estaba lejos de ser una victoria fácil, pero al final del día, los Turcos fueron derrotados; los cuales volverían otra vez mas, para ser derrotados nuevament, ochenta años después, ante las puertas de Viena. Entre aquellos que lucharon por el imperio y la Cristiandad en esta batalla fueron bandas de Luteranos Alemanes. Muchos de ellos se convirtieron después de presenciar el heroísmo del Padre Lorenzo y la protección divina dispensada de una manera tan visible y tangible.
http://catholicism.org
En medio de tantas variadas empresas Lorenzo encontró el tiempo para las prácticas de la santificación personal. Y es tal vez la mayor maravilla de su vida que ha podido combinar tan múltiples responsabilidades con una inusual e intensa vida interior.

En la práctica de las virtudes religiosas San Lorenzo se iguala a los más grandes santos. Poseía en un alto grado el don de la contemplación, y muy rara vez celebró la Santa Misa sin caer en éxtasis.

Después del Santo Sacrificio, su gran devoción era el Rosario y la Oficina de la Santísima Virgen. Al igual que en el caso de San Francisco de Asís, había algo poético sobre su piedad, que a menudo estallaba en cánticos a la Virgen. Era en el nombre de María que el obraba sus milagros, y su bendición bendita era:

"Nos cum prole pia benedicat Virgo Maria"
(Bendecimos, con la Virgen María y su amoroso Niño ...)
http://www.catholictradition.org
Oración
Oh Dios, que has dado a San Lorenzo, tu confesor, el Espíritu de consejo y fortaleza para que pueda participar en las tareas más difíciles para el honor de Tu nombre ya la salvación de las almas, haz que por el mismo Espíritu, podamos percibir lo que debemos hacer y por su intercesión logremos lo que hemos percibido, a través de Nuestro Señor Jesucristo, en la unidad del Espíritu Santo. Amén
El Secreto de la Predicación de San Lorenzo
Un sacerdote le preguntó: "Frai Lorenzo, ¿a qué se debe su facilidad para predicar? ¿A su formidable memoria?" Y él respondió: "En buena parte se debe a mi buena memoria. En otra buena parte a que dedico muchas horas a prepararme. Pero la causa principal es que encomiendo mucho a Dios mis predicaciones, y cuando empiezo a predicar se me olvida todo el plan que tenía y empiezo a hablar como si estuviera leyendo en un libro misterioso venido del cielo".

Dormía sobre tablas. Se levantaba por la noche a rezar salmos. Ayunaba con frecuencia comiendo casi siempre pan y verduras. Huía de recibir honores, y se esforzaba por mantenerse siempre alegre y de buen humor con todos.
San Lorenzo de Brindisi (detalle) Grabado; siglo 18; http://commons.wikimedia.org
Comunión de San Lorenzo de Brindis de Raffaele da Roma, alrededor del año 1770; http://commons.wikimedia.org
21 de Julio - San Lorenzo de Brindisi (1559-1619) - Confesor y Doctor de la Iglesia - Activo y Contemplativo - Defendiendo la Libertad Religiosa
 
Este sitio está dedicado a Nuestro Señor Jesucristo
en la Santísima Virgen María
para la Gloria de Dios

se imparta (28 de Octubre, 2013)
Cooperatores Veritatis
Omnia ad majoren Dei Gloriam!
(¡Todo para la mayor gloria de Dios!)
Contáctanos/escríbenos via email a info@verdadcatolica.net.
El diseño y algunos materiales son ©2013-2017 por VerdadCatolica.Net - Todos los Derechos Reservados
Algunas obras rigen bajo licencia pública o abierta - otras están protegidas por derechos de propiedad intelectual de copyright de sus dueños.        top
 
 

Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.