HOME   |   REGRESAR AL ARCHIVO   |   ENGLISH
 
Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina
Relevant Catholic Divine Inspirations and Holy Lights
Oración a la Virgen María Auxiliadora
Virgen María Auxiliadora
Que tu Bendición santísima permanezca en mi noche y día,
en la alegría y en la tristeza,
en el trabajo y en el descanso,
en la salud y en la enfermedad
en la vida y en la muerte y durante la eternidad.

Oh Bendición de María Auxiliadora,
dichoso quien te la pide, recibe y guarda,
y después de obtenerla aquí en la tierra
la lleve a su último suspiro como prenda de vida eterna.

Nuestro Auxilio esta en el nombre del Señor que hizo el cielo
   y la tierra.
Virgencita María Auxiliadora,
acompañame en mis viajes, en mis trabajos,
y protégeme de males y enfermedades.

María Auxiliadora,
Dame tu santísima Bendición, Tu y Tu Santo Hijo,
para mi y para cada uno de mis familiares,
en este día y todos los días de mi vida. Amén
Oración de Consagración a la Virgen María Auxiliadora
¡Oh Santísima e Inmaculada Virgen María, tiernísima Madre nuestra y poderoso Auxilio de los Cristianos! Nosotros nos consagramos enteramente a tu dulce amor y a tu santo servicio. Te consagramos la mente con sus pensamientos, el corazón con sus afectos, el cuerpo con sus sentidos y con todas sus fuerzas, y prometemos obrar siempre para la mayor gloria de Dios y la salvación de las almas.

Tú, pues, ¡oh Virgen incomparable! que fuiste siempre Auxilio del Pueblo Cristiano, continúa, por piedad, siéndolo especialmente en estos días. Humilla a los enemigos de nuestra religión y frustra sus perversas intenciones. Ilumina y fortifica a los obispos y sacerdotes y tenlos siempre unidos y obedientes al Papa, maestro infalible; preserva de la irreligión y del vicio a la incauta juventud; promueve las vocaciones y aumenta el número de los ministros, a fin de que, por medio de ellos, el reino de Jesucristo se conserve entre nosotros y se extienda hasta los últimos confines de la tierra.

Te suplicamos ¡oh dulcísima Madre! que no apartes nunca tu piadosa mirada de la incauta juventud expuesta a tantos peligros, de los pobres pecadores y moribundos y de las almas del Purgatorio: sé para todos ¡oh María! dulce Esperanza, Madre de Misericordia y Puerta del Cielo

Te suplicamos, gran Madre de Dios, que nos enseñes a imitar tus virtudes, particularmente la angelical modestia, la humildad profunda y la ardiente caridad, a fin de que, por cuanto es posible, con tu presencia, con nuestras palabras y con nuestro ejemplo, representemos, en medio del mundo, a tu Hijo, Jesús, logremos que te conozcan y amen y podamos, llegar a salvar muchas almas. Haz, ¡oh María Auxiliadora! que todos permanezcamos reunidos bajo tu maternal manto; haz que en las tentaciones te invoquemos con toda confianza; y en fin, el pensamiento de que eres tan buena, tan amable y tan amada, el recuerdo del amor que tienes a tus devotos, nos aliente de tal modo, que salgamos victoriosos contra el enemigo de nuestra alma, en la vida y en la muerte, para que podamos formarte una corona en el Paraíso. Así sea. Amén
Ofrecimiento
Enséñame, oh María Auxiliadora, a ser dulce y bueno en todos los acontecimientos de mi vida; en los desengaños, en el descuido de otros, en la falta de sinceridad de aquellos en quienes creí, en la deslealtad de aquellos en quienes confié.

Ayúdame a olvidarme de mí mismo para pensar en la felicidad de otros; a ocultar mis pequeños sufrimientos de tal modo que sea yo el único que los padezca.

Enséñame a sacar provecho de ellos, a usarlos de tal modo que me suavicen, no me endurezcan ni me amarguen; que me hagan paciente y no irritable; que me hagan amplio en mi clemencia y no estrecho y despótico.

Que nadie sea menos bueno, menos sincero, menos amable, menos noble, menos santo por haber sido mi compañero de viaje en el camino hacia la vida eterna. Amén
Oración para el Hogar
Santísima Virgen María que fuiste constituída por Dios como Auxiliadora de los Cristianos,
te elegimos como Señora y Madre de esta casa,
y te pedimos que nos muestres tu poderoso auxilio,
preservándonos de la peste, del fuego, del agua,
del rayo, de los ciclones, de los terremotos,
de los ladrones, de la guerra y de cuantas calamidades tú conoces.

Bendice, protege, defiende y guarda
como cosa tuya
a las personas que habitamos esta casa,
presérvanos de todas las desgracias y accidentes
y concédenos sobre todo la importantísima
gracia de evitar el pecado.

¡Oh María Auxiliadora de los Cristianos,
ruega por cuantos vivimos en este hogar,
que te hemos consagrado para siempre!
Que así sea. Amén
Altar Mayor de Nuestra Señora Auxiliadora, Basílica de Nuestra Señora Auxilio de los Cristianos, Turín, Italia
Interior de la Basílica de Nuestra Señora Auxilio de los Cristianos, Turín, Italia
Exterior de la Basílica de Nuestra Señora Auxilio de los Cristianos, de Turín; construida por Don Bosco a partir del 1860; http://es.wikipedia.org
Oramos a Ti Nuestra Bendita Madre para bendiciones y protección de nuestro Papa Francisco en todas Sus misiones y viajes

24 de Mayo - Nuestra Señora Auxilio de los Cristianos - Auxilium Christianorum
 
Este sitio está dedicado a Nuestro Señor Jesucristo
en la Santísima Virgen María
para la Gloria de Dios

se imparta (28 de Octubre, 2013)
Cooperatores Veritatis
Omnia ad majoren Dei Gloriam!
(¡Todo para la mayor gloria de Dios!)
Contáctanos/escríbenos via email a info@verdadcatolica.net.
El diseño y algunos materiales son ©2013-2017 por VerdadCatolica.Net - Todos los Derechos Reservados
Algunas obras rigen bajo licencia pública o abierta - otras están protegidas por derechos de propiedad intelectual de copyright de sus dueños.        top
 
 

Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.