HOME   |   REGRESAR AL ARCHIVO   |   ENGLISH
 
Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina
Relevant Catholic Divine Inspirations and Holy Lights
Fragmentos de la Mística Ciudad de Dios:
San José con el Niño Jesús de Juan Sánchez Cotán; Del siglo 17, el Museo Bowes, Barnard Castle, Reino Unido; http://commons.wikimedia.org
Todo el colmo de virtudes y gracia que comunicó el Señor a su siervo José, todo lo hizo para que fuese digno esposo y amparo de la que elegía por Madre. Y por esta regla y por el amor y aprecio que hizo el mismo Dios de su Madre santísima se ha de medir la santidad de San José; y según el concepto que yo tengo, si en el mundo hubiera otro hombre más perfecto y de mejores condiciones, ése diera el Señor por esposo a su misma Madre, y pues le dio al Patriarca San José, él sería sin contradicción el mejor que Dios tenía en la tierra.

Y habiéndole criado y prevenido para tan altos fines, es cierto que le haría con su poderosa diestra idóneo y proporcionado con ellos, y esta proporción, a nuestro entender de la luz divina, había de ser por la santidad, virtudes, dones, gracias e inclinaciones infusas y naturales.

Para acrecentarle entonces los dones de la gracia y confirmarle en ellos, intervinieron las peticiones de la divina Señora, porque instantáneamente suplicó al Muy Alto que si le mandaba tomar aquel estado santificase a su esposo San José para que se conformase con sus castísimos pensamientos y deseos.

Oyóla el Señor y conociéndolo la divina Reina obró Su Majestad con la fuerza de su brazo poderoso copiosamente en el espíritu y potencias del Patriarca San José efectos tan divinos, que no se pueden reducir a palabras, porque le infundió perfectísimos hábitos de todas las virtudes y dones.
Rectificó de nuevo sus potencias y le llenó de gracia, confirmándole en ella por admirable modo, y en la virtud y dones de la castidad quedó el Santo Esposo más levantado que el supremo de los serafines, porque la pureza que ellos tienen sin cuerpo se le concedió a San José en cuerpo terreno y carne mortal, y jamás entró a sus potencias imagen ni especie de cosa impura de la naturaleza animal y sensible.

Y con el olvido de todo esto y con una sinceridad columbina y angélica, le dispusieron para estar en la compañía y presencia de la purísima entre todas las criaturas, porque sin este privilegio no fuera idóneo para tan grande dignidad y rara excelencia.

Pero algunos privilegios he entendido, que por su gran santidad le concedió el Altísimo, para los que le invocaren por su intercesor, si dignamente lo hacen.
El primero es para alcanzar la virtud de la castidad y vencer los peligros de la sensualidad carnal.

El segundo, para alcanzar auxilios poderosos para salir del pecado y volver a la amistad de Dios.

El tercero, para alcanzar por su medio la gracia y devoción de María santísima.

El cuarto, para conseguir buena muerte y en aquella hora defensa contra el demonio.

El quinto, que temiesen los mismos demonios oír el nombre de San José.

El sexto, para alcanzar salud corporal y remedio en otros trabajos.

El séptimo privilegio, para alcanzar sucesión de hijos en las familias.

Estos y otros muchos favores hace Dios a los que debidamente y como conviene le piden por la intercesión del esposo de nuestra Reina San José; y pido yo a todos los fieles hijos de la Santa Iglesia que sean muy devotos suyos, y los conocerán por experiencia, si se disponen como conviene para recibirlos y merecerlos.
Oración a San José
O bendijo a José, fiel guardián de mi Redentor, Jesucristo, protector de su casto esposo, la Virgen Madre de Dios, te eligió este día para ser mi patrono especial y abogado y firmemente resuelvo honrarte todos los días de mi vida. Por lo tanto humildemente suplico que me reciba como cliente, que me instruyera en cada duda, para consolarme en toda aflicción, para obtener para mí y para todo el conocimiento y el amor del Corazón de Jesús, y, finalmente, la defensa y protección de mí en la hora de mi muerte. amén
Id a José
Id a José en tus alegrías,
   has de regocijan más.
Ved a José en tu dolor,
   cuando la muerte llama a tu puerta.
Id a José, no importa cuando,
   tu refugio será.
Él tiene la llave del corazón de Jesús,
   Sus tesoros son para ti!
Amén
San Mateo 1:20
ÁNGELUS DE SAN JOSÉ
(a recitarse después del Ángelus mariano como devoción privada)

V. El ángel del Señor se apareció en sueños a José.
R. Para que no repudiara a María.

Dios te salve, José, rico eres en gracia, el Señor es contigo. Bendito tú eres entre todos los varones y bendito es el fruto del vientre de María, Jesús. San José, padre adoptivo del Hijo de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

V. José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa.
R. Pues lo concebido en ella es obra del Espíritu Santo.

Dios te salve, José, rico eres en gracia, el Señor es contigo. Bendito tú eres entre todos los varones y bendito es el fruto del vientre de María, Jesús. San José, padre adoptivo del Hijo de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

V. Dará a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús.
R. Porque salvará a su pueblo de sus pecados.


Dios te salve, José, rico eres en gracia, el Señor es contigo. Bendito tú eres entre todos los varones y bendito es el fruto del vientre de María, Jesús. San José, padre adoptivo del Hijo de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

V. Ruega por nosotros, glorioso Patriarca san José.
R. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Oremos
Sostenidos por el patrocinio del Esposo de tu Santísima Madre, rogamos Señor de tu clemencia hagas que nuestros corazones, despreciando todo lo terrenal, te amen, a ti, Dios verdadero, con perfecta caridad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén

Gloria al Padre . . . (tres veces)

Y que todos los moribundos descansen en el Señor y obtengan la vida eterna. Amén.

El mismo san José, cuyo patrocinio invocamos (†) interceda por nosotros ante el Señor.
Dios te salve, José
Dios te salve, José, rico eres en gracia, el Señor es contigo. Bendito tú eres entre todos los varones y bendito es el fruto del vientre de María, Jesús.

San José, padre adoptivo del Hijo de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén
Este Angelus de San José en Español es una traducción del original en Latín
Todos los extractos son de La Mística Ciudad de Dios por Sor María de Jesús de Agreda, como se manifiesta por nuestra Señora
Matrimonio de la Virgen María y San José de Luca Giordano; 1688; Italia
La Sagrada Familia con el Niño San Juan de Bartolomé Esteban Murillo; 1655-1660; Szépmûvészeti Múzeum, Budapest; http://www.wga.hu
El sueño de San José de Philippe de Champaigne http://en.wikipedia.org
19 Marzo - Fiesta de San José, Esposo de la Santísima María - Amoroso, Poderoso Protector - Patrón de la Iglesia Católica, los niños no natos, los padres, muerte feliz, el Purgatorio
REZA LA LETANÍA DE SAN JOSÉ
 
Este sitio está dedicado a Nuestro Señor Jesucristo
en la Santísima Virgen María
para la Gloria de Dios

se imparta (28 de Octubre, 2013)
Cooperatores Veritatis
Omnia ad majoren Dei Gloriam!
(¡Todo para la mayor gloria de Dios!)
Contáctanos/escríbenos via email a info@verdadcatolica.net.
El diseño y algunos materiales son ©2013-2017 por VerdadCatolica.Net - Todos los Derechos Reservados
Algunas obras rigen bajo licencia pública o abierta - otras están protegidas por derechos de propiedad intelectual de copyright de sus dueños.        top
 
 

Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.