HOME   |   REGRESAR AL ARCHIVO   |   ENGLISH
 
Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina
Relevant Catholic Divine Inspirations and Holy Lights
La Caridad es preferida ante todos los dones.
Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo caridad, soy como una campana que no resuena o un platillo que no retiñe.

Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y todas la ciencias, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo caridad, no soy nada.

Y si yo distribuyera todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si yo entregara mi cuerpo para que sea quemado, si no tengo caridad, no me beneficia para nada.

La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no hace alarde, no se envanece, no procede con perversidad, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad.

La caridad disculpa todo, cree todo, espera todo, soporta todo.

La caridad no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá; porque nuestra ciencia es imperfecta y nuestras profecías, limitadas.

Cuando llegue lo que es perfecto, cesará lo que es imperfecto.

Mientras yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño.

Pero cuando me hice hombre, dejé a un lado las cosas de niño. Ahora vemos como en un espejo, confusamente; después veremos cara a cara. Ahora conozco todo imperfectamente; después conoceré como Dios me conoce a mí.

En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor (expresado en la caridad), pero la más grande de todas, es el amor.
Primera Carta a los Corintios 13:1-13
SAN JULIÁN Y SAN BASILISA (a principios del cuarto siglo), aunque casados, vivieron, por consentimiento mutuo, en la castidad perpetua, siendo así que se santificaron por los ejercicios más perfectos de una vida ascética, y emplearon sus ingresos para aliviar a los pobres y a los enfermos. A tal efecto, convirtieron su casa en una especie de hospital, en el que a veces llegaron a alojar a un millar de personas pobres. Basilisa asistió a las de su sexo en alojamientos separados de los hombres, que fueron atendidos por Julián, quien por su caridad se nombra el Hospitalario. En Egipto, donde vivían, había comenzado a abundar ejemplos de personas que, ya sea en las ciudades o en los desiertos, se dedicaban a los ejercicios más perfectos de la caridad, de penitencia y mortificación. Basilisa, después de haber sobrevivido siete persecuciones, murió en paz; Julián sobrevivió sus muchos años y recibió la corona del martírio gloriosa, junto con Celso, un joven, Antonio, un sacerdote, Anastasio y Marcianilla, la madre de Celso.
De las Vidas ilustradas de los Santos - Santos Julián y Basilisa, Mártires
http://saints.sqpn.com/pictorial-lives-of-the-saints-saints-julian-and-basilissa-martyrs/
Fragmento de la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium por el Papa Francisco, 24 de noviembre de 2013, la sección titulada, "El lugar especial de los pobres en el pueblo de Dios"
El corazón de Dios tiene un sitio preferencial para los pobres, tanto que hasta Él mismo "se hizo pobre" (2 Co 8,9). Todo el camino de nuestra redención está signado por los pobres. Esta salvación vino a nosotros a través del "sí" de una humilde muchacha de un pequeño pueblo perdido en la periferia de un gran imperio. El Salvador nació en un pesebre, entre animales, como lo hacían los hijos de los más pobres; fue presentado en el Templo junto con dos pichones, la ofrenda de quienes no podían permitirse pagar un cordero (cf. Lc 2,24; Lv 5,7); creció en un hogar de sencillos trabajadores y trabajó con sus manos para ganarse el pan. Cuando comenzó a anunciar el Reino, lo seguían multitudes de desposeídos, y así manifestó lo que Él mismo dijo: "El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres" (Lc 4,18). A los que estaban cargados de dolor, agobiados de pobreza, les aseguró que Dios los tenía en el centro de su corazón: "¡Felices vosotros, los pobres, porque el Reino de Dios os pertenece!" (Lc 6,20); con ellos se identificó: "Tuve hambre y me disteis de comer", y enseñó que la misericordia hacia ellos es la llave del cielo (cf. Mt 25,35s).
Para la Iglesia la opción por los pobres es una categoría teológica antes que cultural, sociológica, política o filosófica. Dios les otorga "su primera misericordia". Esta preferencia divina tiene consecuencias en la vida de fe de todos los cristianos, llamados a tener "los mismos sentimientos de Jesucristo" (Flp 2,5). Inspirada en ella, la Iglesia hizo una opción por los pobres entendida como una "forma especial de primacía en el ejercicio de la caridad cristiana, de la cual da testimonio toda la tradición de la Iglesia". Esta opción - enseñaba Benedicto XVI - "está implícita en la fe cristológica en aquel Dios que se ha hecho pobre por nosotros, para enriquecernos con su pobreza". Por eso quiero una Iglesia pobre para los pobres. Ellos tienen mucho que enseñarnos. Además de participar del sensus fidei, en sus propios dolores conocen al Cristo sufriente. Es necesario que todos nos dejemos evangelizar por ellos. La nueva evangelización es una invitación a reconocer la fuerza salvífica de sus vidas y a ponerlos en el centro del camino de la Iglesia. Estamos llamados a descubrir a Cristo en ellos, a prestarles nuestra voz en sus causas, pero también a ser sus amigos, a escucharlos, a interpretarlos y a recoger la misteriosa sabiduría que Dios quiere comunicarnos a través de ellos.
http://www.vatican.va/holy_father/francesco/apost_exhortations
Oración
Oh Dios, nos encomendaste los frutos de toda la creación para que cuidemos la tierra y seamos nutridos con su plenitud.

Nos mandaste tu Hijo para compartir su propia carne y sangre y para enseñarnos tu Ley del Amor. A travez de su muerte y resurrección, hemos sido formados en una sola famía humana.

Jesús demostro gran preocupación para aquellos que carecían de comida - hasta transformar cinco rodajas de pan y dos pezcados en un banquete que sirvió cinco mil hombres y muchos mas.

Nos postramos ante ti, Oh Dios, concientes de nuestras fallas y fracasos, pero llenos de esperanza, para compartir nuestra comida con todos los miembros en esta família global.

A travez de tu sabiduría, inspira a los líderes de los gobiernos y los negocios, así como todos los ciudadanos del mundo, a encontrar medios justos y soluciones de caridad para terminar con el hambre y asegurar que toda la gente gozan del derecho a comer.

Por lo tanto oramos, Oh Dios, que cuando nos presentemos ante nuestro juicio Divino, podamos proclamarnos como "Una Família Humana" con "Comida para Todos". Amén
Oración de la campaña internacional One Human Family, Food for all (Una Familia Humana, Comida para todos) en contra del hambre anunciada por Papa Francisco, 10 de Diciembre, 2013; http://www.caritas.org/es
"Recordemos también, sin embargo, que cada vez que tiramos alimentos a la basura, es como si hubieran sido robados de la mesa de los pobres, ¡de los hambrientos!"
- Papa Francisco
Cristo con los santos Julián, Basilisa, Celso y Marcionilla de Pompeo Battoni, 1736-38; Getty Museum, Los Angeles, California
http://en.wikipedia.org
Esculturas de los Santos Julián y Basilisa procedente de la iglesia ya no existe con el mismo nombre, en Valladolid, España. En esa iglesia éstos se encontraron sobre el tabernáculo, el lugar que ahora ocupan también a las nuevas parrish nombradas San Miguel y San Julián, en Valladolid (abajo).
Altar Mayor con el panel de la natividad (izquierda), esculturas de San Julián y Santa Basilisa, medio y el panel de presentación (a la derecha). Iglesia de San Miguel y San Julián de Valladolid, España. https://commons.wikimedia.org
Virgen con el Niño
Jesús en pañales
de
Luca Cambiasi; entre
1575-1580; Museo dell’Accademia Ligustica di Belle Arti, Genoa, Italia https://commons.wikimedia.org
9 de Enero - Sirviendo con Amor, Acabando con el Hambre en el Mundo - en honor a los Santos Julián y Basilisa, Mártires
Pulse "Play" para escuchar No Tires El Pan
interpretada por Ginamaria Hidalgo
 
Este sitio está dedicado a Nuestro Señor Jesucristo
en la Santísima Virgen María
para la Gloria de Dios

se imparta (28 de Octubre, 2013)
Cooperatores Veritatis
Omnia ad majoren Dei Gloriam!
(¡Todo para la mayor gloria de Dios!)
Contáctanos/escríbenos via email a info@verdadcatolica.net.
El diseño y algunos materiales son ©2013-2017 por VerdadCatolica.Net - Todos los Derechos Reservados
Algunas obras rigen bajo licencia pública o abierta - otras están protegidas por derechos de propiedad intelectual de copyright de sus dueños.        top
 
 

Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.