HOME   |   REGRESAR AL ARCHIVO   |   ENGLISH
 
Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina
Relevant Catholic Divine Inspirations and Holy Lights
¡LEVÁNTATE, RESPLANDECE, PORQUE LLEGA TU LUZ Y LA GLORIA DEL SEÑOR BRILLA SOBRE TI!

Porque las tinieblas cubren la tierra y una densa oscuridad, a las naciones, pero sobre ti brillará el Señor y su gloria aparecerá sobre ti. Las naciones caminarán a tu luz y los reyes, al esplendor de tu aurora.

Mira a tu alrededor y observa: todos se han reunido y vienen hacia ti; tus hijos llegan desde lejos y tus hijas son llevadas en brazos.

Al ver esto, estarás radiante, palpitará y se ensanchará tu corazón, porque se volcarán sobre ti los tesoros del mar y las riquezas de las naciones llegarán hasta ti.

Te cubrirá una multitud de camellos, de dromedarios de Madián y de Efá. Todos ellos vendrán desde Sabá, trayendo oro e incienso, y pregonarán las alabanzas del Señor.
Profecía de Isaias 60:1-6
Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén y preguntaron: ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo. Al enterarse, el rey Herodes quedó desconcertado y con él toda Jerusalén.
Entonces reunió a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo, para preguntarles en qué lugar debía nacer el Mesías. En Belén de Judea, le respondieron, porque así está escrito por el Profeta: "Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pueblo, Israel".

Herodes mandó llamar secretamente a los magos y después de averiguar con precisión la fecha en que había aparecido la estrella, los envió a Belén, diciéndoles: Vayan e infórmense cuidadosamente acerca del niño, y cuando lo hayan encontrado, avísenme para que yo también vaya a rendirle homenaje.

Después de oír al rey, ellos partieron. La estrella que habían visto en Oriente los precedía, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el niño. Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría.

Y al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones, oro, incienso y mirra. Y como recibieron en sueños la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino.

Después de la partida de los magos, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y permanece allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo. José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto. Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del Profeta: Desde Egipto llamé a mi hijo.
San Mateo 2:1-15
Aguardaba la divina Madre con el infante Dios en sus brazos a los devotos y piadosos Reyes, y estaba con incomparable modestia y hermosura, descubriendo entre la humilde pobreza indicios de majestad más que humana, con algo de resplandor en el rostro. El niño le tenía mucho mayor y derramaba grande refulgencia de luz, con que estaba toda aquella caverna hecha cielo.
Entraron en ella los tres Santos Reyes orientales y a la vista primera del Hijo y de la Madre quedaron por gran rato admirados y suspensos. Postráronse en tierra y en esta postura reverenciaron y adoraron al infante, reconociéndole por verdadero Dios y hombre y reparador del linaje humano. Y con el poder divino y vista y presencia del dulcísimo Jesús, fueron de nuevo ilustrados interiormente.

Conocieron la multitud de espíritus angélicos que, como siervos y ministros del gran Rey de los reyes y Señor de los señores (Ap 19,16), asistían con temblor y reverencia. Levantáronse en pie y luego dieron la enhorabuena a su Reina y nuestra de ser Madre del Hijo del eterno Padre, y llegaron a darle reverencia, hincadas las rodillas. Pidiéronle la mano para besársela, como en sus reinos se acostumbraba con las reinas. La prudentísima Señora retiró la suya y ofreció la del Redentor del mundo, y dijo:
"Mi espíritu se alegró en el Señor y mi alma le bendice y alaba; porque entre todas las naciones os llamó y eligió, para que con vuestros ojos lleguéis a ver y conocer lo que muchos reyes y profetas desearon (Lc 10,24) y no lo consiguieron, que es al eterno Verbo encarnado y humanado. Magnifiquemos y alabemos su nombre por los sacramentos y misericordias que usa con su pueblo, besemos la tierra que santifica con su real presencia."
Fragmento de La Mistica Ciudad de Dios, manifestado por Nuestra Señora a María de Jesús (María de Agreda)
Bendición de la Epifanía
Bendiciendo nuestros hogares
para el Año Nuevo
El jefe de la família o casa escribe con tiza bendecida la siguiente inscripción sobre (por lo menos) la puerta principal del hogar:




El Año Nuevo pone entre corchetes las iniciales de los tres Magos: Caspar, Melchior y Baltasar. Las iniciales, C, M, B, pueden tambien señalar una frase en Latín que traducida significa "Cristo, bendice esta casa."

(Luego de las oraciones para la bendición, cada habitación puede ser rociada con agua santa e incienso.)
Oremos. Oidnos, Oh Senor, Padre Todopoderoso, Eterno Dios, y envíanos Tu Santo Ángel desde el cielo para velar, albergar, proteger, acompañar y defender todos los que viven en esta casa. Imploro tus Santos: Caspar, Melchior y Baltasar que protejan nuestra família y hogar de todo daño y peligro, y coloco las marcas de tu nombre santo sobre las puertas de nuestro hogar para que permanezcan siendo un constante recuerdo para todos nosotros y todos los que entran aqui que esta casa es verdaderamente una Casa del Señor. Amén
Bendición de la Epifanía adaptada por el Padre Higgins, Parróquia de María Inmaculada
de Lourdes, Newton/Needham, Massachusetts
Bendícenos, Oh Señor, Dios Todopoderoso, a este hogar, que en el pueda siempre haber salud, castidad, la fuerza de la victoria, humildad, bondad, e industria, una plenitud de la ley y la acción de las gracias a través de Dios el Padre y del Hijo y del Espirítu Santo; y que esta bendición permanezca en este hogar y en todos que la frecuentan. Por Cristo nuestro Señor. Amén
De Tu Hogar, una Iglesia en Miniatura Compilación de The Family Life Bureau en los años tempranos de los 1950s, The Neumann Press, Long Prairie, Minnesota, 1994
Los Magos Viajando de James Tissot; 1886-1894; Brooklyn Museum, New York City
http://en.wikipedia.org
La Adoración de los Magos (detalle) de Gentile da Fabriano; 1423; Galleria degli Uffizi, Florencia; http://en.wikipedia.org
La Adoración de los Magos de Prospero Fontana; (1512-1597); http://www.wga.hu
6 de Enero -La Epifanía de nuestro Señor - La Fiesta de los Reyes Magos - Los Tres Reyes vienen a Adorar el Nacimiento de Cristo
 
Este sitio está dedicado a Nuestro Señor Jesucristo
en la Santísima Virgen María
para la Gloria de Dios

se imparta (28 de Octubre, 2013)
Cooperatores Veritatis
Omnia ad majoren Dei Gloriam!
(¡Todo para la mayor gloria de Dios!)
Contáctanos/escríbenos via email a info@verdadcatolica.net.
El diseño y algunos materiales son ©2013-2017 por VerdadCatolica.Net - Todos los Derechos Reservados
Algunas obras rigen bajo licencia pública o abierta - otras están protegidas por derechos de propiedad intelectual de copyright de sus dueños.        top
 
 

Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.