HOME   |   REGRESAR AL ARCHIVO   |   ENGLISH
 
Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina
Relevant Catholic Divine Inspirations and Holy Lights
Apareció en el cielo una gran señal, una mujer cubierta del sol y debajo de sus pies la luna y coronada la cabeza con doce estrellas.
Una mujer: También se aplica a la Iglesia de Dios. La Iglesia está vestida con el sol, es decir, con Cristo: ella tiene la luna, es decir, las cosas cambiantes del mundo, bajo sus pies, y las doce estrellas con la que se coronó, son los doce apóstoles: ella está en su trabajo de parto y su dolor, mientras da a luz a sus hijos, y en ellos a Cristo, en medio de las aflicciones y persecuciones.
Y estando encinta, gritaba con dolores de parto, y era en el dolor que se entregaba.

Y apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cabezas siete diademas:

Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó a la tierra. El dragón se paró frente a la mujer que estaba por dar a luz, para que cuando ella daba a luz, su hijo fuera devorado.

Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá sobre todas las naciones con vara de hierro: y su hijo fue elevado a Dios y su trono.
Apocalipsis de San Juan (Apocalipsis): 12: 1-5 de la Biblia Reina-Valera
Extractos a continuación (en relación con el pasaje de las Escrituras arriba) de La Mística Ciudad de Dios, Vol. I, manifestado a María de Jesús de Agreda, http://themostholyrosary.com
Esta señal apareció verdaderamente en el cielo por voluntad de Dios, que, se la propuso manifiesta a los buenos y malos ángeles, para que a su vista determinasen sus voluntades a obedecer los preceptos de su beneplácito; y así la vieron antes que los buenos se determinasen al bien y los malos al pecado; y fue como señal de cuán admirable había de ser Dios en la fábrica de la humana naturaleza.
Esta señal apareció verdaderamente en el cielo por voluntad de Dios, que, se la propuso manifiesta a los buenos y malos ángeles, para que a su vista determinasen sus voluntades a obedecer los preceptos de su beneplácito; y así la vieron antes que los buenos se determinasen al bien y los malos al pecado; y fue como señal de cuán admirable había de ser Dios en la fábrica de la humana naturaleza. Y aunque de ella les había dado a los ángeles noticia, revelándoles el misterio de la unión hipostática, pero quiso manifestársela por diferente modo en pura criatura y en la más perfecta y santa que, después de Cristo nuestro Señor, había de criar. Y también fue como señal para que los buenos ángeles se asegurasen que por la desobediencia de los malos, aunque Dios quedaba ofendido, no dejaría de ejecutar el decreto de criar a los hombres; porque el Verbo humanado y aquella mujer Madre suya le obligarían infinito más que los inobedientes ángeles podían desobligarle.

Fue también como arco en el cielo —a cuya semejanza se pondría el de las nubes después del diluvio (Gén., 9, 13)— para que asegurase que, si los hombres pecasen como los ángeles y fuesen inobedientes, no serían castigados como ellos sin remisión, pero que les daría saludable medicina y remedio por medio de aquella maravillosa señal. Y fue como decirles a los ángeles: No castigaré yo de esta manera a las criaturas que he de criar, porque de la naturaleza humana descenderá esta mujer en cuyas entrañas tomará carne mi Unigénito, que será el restaurador de mi amistad y apaciguará mi justicia y abrirá el camino de la felicidad, que cerrará la culpa.
Y como todo esto fue de grande alegría y gozo para los buenos ángeles, fue también de grande tormento para los malos y como principio y parte de su castigo, que luego conocieron, de lo que no se habían aprovechado, y que aquella mujer los había de vencer y quebrantar la cabeza (Gén., 3, 15).
Una Oración por la Vida
Oh María, brillante amanecer de un mundo nuevo, Madre de los vivientes, a Ti confiamos la causa de la vida:

Mira hacia abajo, oh Madre, el número inmenso de niños por nacer, de pobres a quienes se les hace difícil vivir, de hombres y mujeres que son víctimas de la violencia brutal, de los ancianos y enfermos muertos a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.

Haz que quienes creen en tu Hijo sepan anunciar el Evangelio de la vida con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo.

Obtén para ellos la gracia de acogerlo como don siempre nuevo, la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia y la valentía para dar testimonio que solícita constancia, para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad, la civilización de la verdad y del amor, para la alabanza y gloria de Dios, Creador y amante de la vida. Amén
Que la mujer vestida del sol, con la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, Protectora de los No Natos, con su mensaje de Amor y Compasión aplaste a la serpiente de nuevo. Amén
"Yo en verdad soy vuestra madre compasiva, tuya y de todos los hombres que en esta tierra estaís en uno, y de las demás variadas estirpes de hombres, mis amadores, los que a mí clamen, los que me busquen, los que me confién, porque allí los escucharé su llanto, su tristeza, para remediar, para curar todas sus diferentes penas, sus miserias, sus dolores."

"Escucha, ponlo en tu corazón, hijo mío el menor, que no es nada lo que te espantó, lo que te afligió, que no se perturbe tu rostro, tu corazón. No temas esta enfermedad ni ninguna otra enfermedad, ni cosa punzante, aflictiva. ¿No estoy aqui, yo, que soy tu madre? ¿No estás bajo mi sombra y reguardo? ¿No soy yo la fuente de tu alegría? ¿No estás en el hueco de mi manto, en el cruce de mis brazos? ¿Tienes necesidad de alguna otra cosa? Que ninguna otra cosa te aflija, te perturbe."
Nuestra Señora de Guadalupe a Juan Diego, México, 1531
Una Oración por la Vida, Papa Juan Pablo II, Encíclica El Evangelio de la Vida, Roma, Marzo 25 1995, la Solemnidad de la Anunciacion del Senor
Nuestra Señora de Guadalupe - the vision of the woman clothed with the sun and of the great dragon her persecutor described in The Apocalypse of Saint John (Revelation)
Nuestra Señora del Apocalípsis/Revelación con San Mighel derrotando al dragón
12 de Diciembre - Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe - Madre de las Américas - Proteger la Vida con Amor y Compasión
 
Este sitio está dedicado a Nuestro Señor Jesucristo
en la Santísima Virgen María
para la Gloria de Dios

se imparta (28 de Octubre, 2013)
Cooperatores Veritatis
Omnia ad majoren Dei Gloriam!
(¡Todo para la mayor gloria de Dios!)
Contáctanos/escríbenos via email a info@verdadcatolica.net.
El diseño y algunos materiales son ©2013-2017 por VerdadCatolica.Net - Todos los Derechos Reservados
Algunas obras rigen bajo licencia pública o abierta - otras están protegidas por derechos de propiedad intelectual de copyright de sus dueños.        top
 
 

Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.