HOME   |   REGRESAR AL ARCHIVO   |   ENGLISH
 
Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina
Relevant Catholic Divine Inspirations and Holy Lights
Mientras caminaba a orillas del mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: Simón, llamado Pedro y su hermano Andrés, quienes echaban las redes al mar porque eran pescadores.

Entonces les dijo: Síganme, y yo los haré pescadores de hombres.

Inmediatamente, ellos dejaron las redes y lo siguieron.

Continuando su camino, vio a otros dos hermanos: a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca de Zebedeo, su padre, arreglando las redes; y Jesús los llamó.

Inmediatamente, ellos dejaron la barca y a su padre, y lo siguieron.

Jesús recorría toda la Galilea, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del reino y curando todas las enfermedades y dolencias de la gente.
San Mateo 4: 18-23
Jesús nos llama a seguirlo, no como un maestro de un patrón de la buena vida, sino como el Cristo, el Hijo de Dios.
Dietrich Bonhoeffer
El Costo del Discipulado
Dietrich Bonhoeffer
La llamada de Jesús va adelante, y es a la vez seguido por la respuesta de obediencia. La respuesta de los discípulos es un acto de obediencia, no una confesión de fe en Jesús. ¿Cómo podía su llamada evocar inmediatamente la obediencia a Él? La historia de la llamada de los primeros discípulos es una piedra de tropiezo para nuestro razonamiento natural, y no es de extrañar los frenéticos intentos que se han hecho para separar los dos eventos. Por las buenas o por las malas un puente debe buscarse entre ellos. Algo debe haber ocurrido en el medio, un acontecimiento psicológico o histórico. De este modo se obtiene la pregunta estúpida: Seguramente los discípulos deben haber conocido a Jesús antes, y este conocimiento previo explica sus disposición a escuchar la llamada del Maestro. Desafortunadamente nuestro texto es despiadadamente silencioso sobre este punto, y de hecho se refiere a la secuencia inmediata de la llamada y la respuesta como un asunto de importancia crucial. No muestra el más mínimo interés en las razones psicológicas de las decisiones religiosas de una persona. ¿Y por qué ? Por la sencilla razón de que la causa detrás de la llamada de respuesta inmediata es el mismo Jesucristo. Es Jesús el que llama, y debido a que es Jesús quien llama, el discípulo lo sigue, sin demora.

Este encuentro es un testimonio de la autoridad absoluta, directa e inexplicable de Jesús. No hay necesidad de ningún preliminar y no hay otra consecuencia, sino la obediencia a la llamada. Debido a que Jesús es el Cristo, Él tiene la autoridad para llamar y exigir obediencia a su palabra. Jesús nos llama a seguirlo, no como un maestro de un patrón de la buena vida, pero como el Cristo, el Hijo de Dios. En este breve texto Jesucristo y su reclamo se proclaman al mundo. Ni una palabra de alabanza se le da al discípulo por su decisión por Cristo. No se espera la contemplación el discípulo, pero sólo el que llama y su autoridad absoluta. De acuerdo a nuestro texto, no hay un camino a la fe o el discipulado - sólo la obediencia a la llamada de Jesús.
¿Y qué nos dice el texto sobre lo que es ser - lo que contiene ser - un discipulo? ¡Sígueme, corre por detrás de mí! Eso es todo. El seguir en los pasos de Cristo es algo que está vacío de todo contenido. No nos da ningún programa inteligible para una forma de vida, ninguna meta o ideal de luchar después. Cuando somos llamados a seguir a Cristo, estamos llamados a un apego exclusivo a su persona. La gracia de su llamado acaba con todos los lazos de legalismo. Es un llamado de gracia, un mandamiento de gracia. Trasciende la diferencia entre la ley y el evangelio. Cristo llama y los discípulos siguen, es la gracia y el mandamiento, ambos unidos.
Dietrich Bonhoeffer, El Costo del Discipulado, Traducción al Español por J. P. von Wendt
NOVENA NAVIDEÑA DE SAN ANDRÉS
Se cree piadosamente que quien recita esta oración, 15 veces al día desde la fiesta de San Andrés que es el 30 de noviembre, hasta la Navidad, obtendrá lo que pide.
Dios te salve, y bendita sea la hora y el momento
   en la que nació el Hijo de Dios
   de la más pura Virgen María,
   en la medianoche en Belén, en el frío penetrante.
En esa hora, dignese de dar, ¡oh mi Dios!
   escuche mi oración y conceda mi deseo,
   por los méritos de Nuestro Salvador Jesucristo
   y de su Santísima Madre. Amén
[Imprimatur: +MICHAEL AUGUSTINE, Archbishop of New York, New York, 6 de Febrero, 1897.]
San Andrés de Hyacinthe Rigaud; (1659-1743)
http://commons.wikimedia.org
La llamada de Pedro y Andrés de Duccio di Buoninsegna; 1308-1311; Galeria Nacional de Arte, Washington D.C.; http://www.wga.hu
30 de noviembre - Fiesta de San Andrés, primer apóstol - Siguiendo la llamada de Jesús
LEA LA NOVENA NAVIDEÑA DE SAN ANDRÉS
 
Este sitio está dedicado a Nuestro Señor Jesucristo
en la Santísima Virgen María
para la Gloria de Dios

se imparta (28 de Octubre, 2013)
Cooperatores Veritatis
Omnia ad majoren Dei Gloriam!
(¡Todo para la mayor gloria de Dios!)
Contáctanos/escríbenos via email a info@verdadcatolica.net.
El diseño y algunos materiales son ©2013-2017 por VerdadCatolica.Net - Todos los Derechos Reservados
Algunas obras rigen bajo licencia pública o abierta - otras están protegidas por derechos de propiedad intelectual de copyright de sus dueños.        top
 
 

Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.