HOME   |   REGRESAR AL ARCHIVO   |   ENGLISH
 
Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina
Relevant Catholic Divine Inspirations and Holy Lights
¿Quién puede tener un corazón tan duro que no se derrite al enterarse de un evento muy lamentable que una vez ha sucedido en el mundo?
Había una madre noble y santa que tenía un solo hijo. Este hijo era el ser más amable que se puede imaginar, inocente, virtuoso, bello y ¡tan! cariñoso hacia su madre. Tanto es así que nunca le había causado el mas minimo disgusto, siempre mostrandole todo su respeto, obediencia y afecto. De ahí que la madre había colocado en este Hijo todos sus afectos terrenales. Ahora, ¿qué pasó? Sucedió que este Hijo, por envidia, fue falsamente acusado por sus enemigos y el juez, a pesar de que sabía y confesó su inocencia, para no ofender a sus enemigos, lo condenó a una muerte infame, precisamente tal como se lo habían solicitado. Y esta pobre madre tuvo que sufrir la angustia de ver que su amado y amable Hijo fuera injustamente arrebatado, en la flor de su edad, por una muerte barbárica, haciendolo morir en un horripulante tormento, drenado de toda su sangre ante sus propios ojos en un lugar público, sobre un patíbulo infame.
Extracto de Las Glorias de María, Cap. IX, por San Alfonso María de Ligorio, tr. P.J. Kenedy & Sons, N.Y. http://www.themostholyrosary.com/catholic-books-virgin-mary.htm
Consuela a María en su dolor por la pasión de su Divino Hijo, por la humanidad caída, las almas que se pierden, o que están en grave peligro de perder su salvación.
  1. La profecía de Simeón (Lucas 2:25-35)
  2. La huida a Egipto (Mateo 2:13-15)
  3. La pérdida del Niño Jesús en el Templo durante tres días (Lucas 2:41-50)
  4. María encuentra a Jesús en su camino al Calvario (Lucas 23:27-31; Juan 19:17)
  5. La crucifixión y muerte de Jesús (Juan 19:25-30)
  6. El cuerpo de Jesús bajado de la cruz (Salmo 130; Lucas 23:50-54; Juan 19:31-37)
  7. La sepultura de Jesús (Isais 53:8; Lucas 23:50-56; Juan 19:38-42; Marco 15:40-47)
Orar un Padre Nuestro y 7 Ave Marías después de cada Dolor
  1. Le daré paz a sus familias.
  2. Ellos serán iluminados sobre los misterios divinos.
  3. Los consolaré en sus dolores, y los acompañaré en su trabajo.
  4. Voy a darles todo lo que piden, siempre que no se oponga a la adorable voluntad de mi divino Hijo y la santificación de sus almas.
  5. Los defenderé en sus batallas espirituales con el enemigo infernal, y los protegeré en cada instante de sus vidas.
  6. Yo visiblemente los ayudaré en el momento de sus muertes y verán el rostro de su Madre.
  7. He obtenido esta gracia de mi divino Hijo, que los que propaguen esta devoción a mis lágrimas y dolores, serán llevados directamente de esta vida terrenal a la felicidad eterna ya que todos sus pecados serán perdonados y mi Hijo y yo serémos su consuelo y gozo eternos.
La Santísima Virgen María formuló estas promesas a Santa Brígida para todos aquellos que practican esta devoción.
"A través de la revalación divina mi madre estuvo presente en el espíritu de todos los tormentos de Mi Pasión ... En cuanto ella supo de la pronunciación de la sentencia de mi muerte, salió a mi encuentro y no me dejó nunca más, hasta que me colocaron en la tumba."
Jesús a Sor Josefa Menéndez
La Virgen y el Niño de Elisabetta Sirani; 1663; Museo Nacional de Mujeres en las Artes; Washington; http://www.wga.hu/index1.html
1 de Septiembre - Sobre los Dolores de María
 
Este sitio está dedicado a Nuestro Señor Jesucristo
en la Santísima Virgen María
para la Gloria de Dios

se imparta (28 de Octubre, 2013)
Cooperatores Veritatis
Omnia ad majoren Dei Gloriam!
(¡Todo para la mayor gloria de Dios!)
Contáctanos/escríbenos via email a info@verdadcatolica.net.
El diseño y algunos materiales son ©2013-2017 por VerdadCatolica.Net - Todos los Derechos Reservados
Algunas obras rigen bajo licencia pública o abierta - otras están protegidas por derechos de propiedad intelectual de copyright de sus dueños.        top
 
 

Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.