Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina

Relevant Catholic Divine Inspirations and Holy Lights
La bondad de Dios en la Obra de Redención, por San Alfonso María Ligorio
La bondad de Dios en la Obra de Redención, por San Alfonso María Ligorio
La bondad de Dios en la Obra de Redención, por San Alfonso María Ligorio
 
 
 


La Santa Trinidad de Lorenzo Lotto; 1523; Sant’Alessandro della Croce, Bergamo, Italia; www.wga.hu


 
 
Considera que: Dios permitió que Cuatro Mil Años pasaran, luego de la Transgresión de Adán, antes que El enviara a Su Hijo a la Tierra, para Redimir al Mundo.

Y mientras tanto, oh, ¡que Oscuridad Fatal ‘Reinaba’ sobre la Tierra! El Verdadero Dios no era ‘Conocido’ o ‘Adordao’, salvo en Una pequeño rincón del Mundo. La idolatría ‘Reinaba’ en todas partes; era así que Diablos y Bestias y Piedras, eran adoradas como dioses.

Pero en todo esto Admiremos la Sabiduría Divina: Él ‘Defirió’ la Venida del Redentor, para poder ‘Rendirr’ Su Advento, mas Bienaventurado para le Hombre, para que la Malicia del Pecado fuera más conocida, como así tambien la Necesidad de un Remedio, y la Gracia del Salvador.

Si Jesucristo hubiera Venido al Mundo inmediatamente despues de la Caida de Adán, la Grandeza de este Favor hubiera apenas sido Apreciado. Por lo tanto demos ‘Gracias’ a la Bondad de Dios, por habernos Enviado a Su Hijo al Mundo, luego que la Gran Obra de Redención fue ‘Cumplida’.

Mira como los Tiempos Felices están llegado, los cuales han sido llamado la Plenitud del Tiempo:

Cuando la Plenitud del Tiempo llegó, Dios envióa su Hijo, ... para que Él pueda redimirlos, quienes estaban sujetos bajo la Ley.


 
 
Considera que: Dios permitió que Cuatro Mil Años pasaran, luego de la Transgresión de Adán, antes que El enviara a Su Hijo a la Tierra, para Redimir al Mundo.

Y mientras tanto, oh, ¡que Oscuridad Fatal ‘Reinaba’ sobre la Tierra! El Verdadero Dios no era ‘Conocido’ o ‘Adordao’, salvo en Una pequeño rincón del Mundo. La idolatría ‘Reinaba’ en todas partes; era así que Diablos y Bestias y Piedras, eran adoradas como dioses.

Pero en todo esto Admiremos la Sabiduría Divina: Él ‘Defirió’ la Venida del Redentor, para poder ‘Rendirr’ Su Advento, mas Bienaventurado para le Hombre, para que la Malicia del Pecado fuera más conocida, como así tambien la Necesidad de un Remedio, y la Gracia del Salvador.

Si Jesucristo hubiera Venido al Mundo inmediatamente despues de la Caida de Adán, la Grandeza de este Favor hubiera apenas sido Apreciado. Por lo tanto demos ‘Gracias’ a la Bondad de Dios, por habernos Enviado a Su Hijo al Mundo, luego que la Gran Obra de Redención fue ‘Cumplida’.

Mira como los Tiempos Felices están llegado, los cuales han sido llamado la Plenitud del Tiempo:

Cuando la Plenitud del Tiempo llegó, Dios envióa su Hijo, ... para que Él pueda redimirlos, quienes estaban sujetos bajo la Ley.

 
Considera que: Dios permitió que Cuatro Mil Años pasaran, luego de la Transgresión de Adán, antes que El enviara a Su Hijo a la Tierra, para Redimir al Mundo.

Y mientras tanto, oh, ¡que Oscuridad Fatal ‘Reinaba’ sobre la Tierra! El Verdadero Dios no era ‘Conocido’ o ‘Adordao’, salvo en Una pequeño rincón del Mundo. La idolatría ‘Reinaba’ en todas partes; era así que Diablos y Bestias y Piedras, eran adoradas como dioses.

Pero en todo esto Admiremos la Sabiduría Divina: Él ‘Defirió’ la Venida del Redentor, para poder ‘Rendirr’ Su Advento, mas Bienaventurado para le Hombre, para que la Malicia del Pecado fuera más conocida, como así tambien la Necesidad de un Remedio, y la Gracia del Salvador.

Si Jesucristo hubiera Venido al Mundo inmediatamente despues de la Caida de Adán, la Grandeza de este Favor hubiera apenas sido Apreciado. Por lo tanto demos ‘Gracias’ a la Bondad de Dios, por habernos Enviado a Su Hijo al Mundo, luego que la Gran Obra de Redención fue ‘Cumplida’.

Mira como los Tiempos Felices están llegado, los cuales han sido llamado la Plenitud del Tiempo:

Cuando la Plenitud del Tiempo llegó, Dios envióa su Hijo, ... para que Él pueda redimirlos, quienes estaban sujetos bajo la Ley.
 
 
 
Considera que Dios, habiendo ‘Creado’ al Primer Hombre, para que este pueda ‘Servirlo’, y amarlo en esta Vida, y ser luego Conducido para Reinar con Él para siempre en el Paradiso, lo enriqueció para este propósito, con Conocimiento y Gracia.

Desafortunadamente, el Hombre Ingrato se Rebeló contra Dios, y Le Rechazó la Obedienciae que le ‘Debía’, en Justicia y Gratitud; y por ende, como Pecador Miserable se quedó, con toda su Posteridad, como un Rebelde, Privado de la Gracia Divina, y Para siempre Excluido del Paraiso. Mira entonces, luego de esta Ruina, causada por el Pecado, con ¡todos los Hombres Perdidos!

Todos estaban Viviendo en la Ceguera, o en la Oscuridad de la Sombra de la Muerte. El Demonio tenía Dominio sobre ellos, y el Infierno Destruyó entre ellos innumerable Víctimas.

Pero Dios, Viendo al Hombre reducido a este Estado Miserable, fue conmovido con Piedad, y Resolvió Salvarlos, ¿Y como? No les envió un Angel, o un Serafín; si no que le Mostró al Mundo el Inmenso Amor que El tuvo hacia esos Guzanos Ingratos, "Él envió a Su propio Hijo, en la Similitud de Carne Pedante" (Romanos 8:3).

Considera que Dios, habiendo ‘Creado’ al Primer Hombre, para que este pueda ‘Servirlo’, y amarlo en esta Vida, y ser luego Conducido para Reinar con Él para siempre en el Paradiso, lo enriqueció para este propósito, con Conocimiento y Gracia.

Desafortunadamente, el Hombre Ingrato se Rebeló contra Dios, y Le Rechazó la Obedienciae que le ‘Debía’, en Justicia y Gratitud; y por ende, como Pecador Miserable se quedó, con toda su Posteridad, como un Rebelde, Privado de la Gracia Divina, y Para siempre Excluido del Paraiso. Mira entonces, luego de esta Ruina, causada por el Pecado, con ¡todos los Hombres Perdidos!

 
 


Tríptico del Jardín de Delicias Terrenales (detalle) de Hieronymus Bosch; 1500; Museo del Prado, Madrid, España; www.wga.hu
Todos estaban Viviendo en la Ceguera, o en la Oscuridad de la Sombra de la Muerte. El Demonio tenía Dominio sobre ellos, y el Infierno Destruyó entre ellos innumerable Víctimas.

Pero Dios, Viendo al Hombre reducido a este Estado Miserable, fue conmovido con Piedad, y Resolvió Salvarlos, ¿Y como? No les envió un Angel, o un Serafín; si no que le Mostró al Mundo el Inmenso Amor que El tuvo hacia esos Guzanos Ingratos, "Él envió a Su propio Hijo, en la Similitud de Carne Pedante" (Romanos 8:3).
 
 
 


Cristo sobre la Cruz de Albrecht Altdorfer; 1520; Szépmûvészeti Múzeum, Budapest, Hungria; commons.wikimedia.org

 
 
 
 
 
Él envió a Su Propio Hijo para ser Hombre, y en Vestirlo con la misma Carne como un Hombre Pecante, para que, con Su Sufrimiento y Muerte, El pudiera ‘Satisfacer’ a la Divina Justicia por los Crimenes de la raza humana y así ‘Librarnos’ de la Eterna Muerte; y, ‘Reconciliandolos’ con Su Padre Divino, pudiendo ’Obtener’ para ellos la Gracia Divina, pudiendo así ’Rendirlos’, Dignos entonces para ‘Entrar’ a la Vida Eterna.

Considera, por el Otro lado, la Inmensa Ruina que el Pecado carga sobre las Almas ya que los Priva de la Amistad de Dios y del Paraiso y en vez los Condena a una Eternidad de Dolor.

Y, por el otro lado, considera el Infinito Amor que Dios demostrón en Su Gran Obra de la Encarnación del Vergo, ‘Haciendo Causa’ que Su Unigénito Hijo Sacrificara su Vida Divina, en las manos de sus Verdugos sobre una Cruz, en un Mar de Penas y de Infamia, para Obtener para nosotros, el Perdón y la Vida Eterna. ¡Oh! Al ’Contemplaar’ este Gran Misterio y el Exceso de su Amor Divino, como no podemos Exclamar:

¡Oh Bondad Infinita! ¡Oh Infinita Misericordia! ¡Oh Amor Infinito! Para que Dios se haga Hombre, y ¡Muera para mi!




Él envió a Su Propio Hijo para ser Hombre, y en Vestirlo con la misma Carne como un Hombre Pecante, para que, con Su Sufrimiento y Muerte, El pudiera ‘Satisfacer’ a la Divina Justicia por los Crimenes de la raza humana y así ‘Librarnos’ de la Eterna Muerte; y, ‘Reconciliandolos’ con Su Padre Divino, pudiendo ’Obtener’ para ellos la Gracia Divina, pudiendo así ’Rendirlos’, Dignos entonces para ‘Entrar’ a la Vida Eterna.

Considera, por el Otro lado, la Inmensa Ruina que el Pecado carga sobre las Almas ya que los Priva de la Amistad de Dios y del Paraiso y en vez los Condena a una Eternidad de Dolor.
 
 
Él envió a Su Propio Hijo para ser Hombre, y en Vestirlo con la misma Carne como un Hombre Pecante, para que, con Su Sufrimiento y Muerte, El pudiera ‘Satisfacer’ a la Divina Justicia por los Crimenes de la raza humana y así ‘Librarnos’ de la Eterna Muerte; y, ‘Reconciliandolos’ con Su Padre Divino, pudiendo ’Obtener’ para ellos la Gracia Divina, pudiendo así ’Rendirlos’, Dignos entonces para ‘Entrar’ a la Vida Eterna.

Considera, por el Otro lado, la Inmensa Ruina que el Pecado carga sobre las Almas ya que los Priva de la Amistad de Dios y del Paraiso y en vez los Condena a una Eternidad de Dolor.

Y, por el otro lado, considera el Infinito Amor que Dios demostrón en Su Gran Obra de la Encarnación del Vergo, ‘Haciendo Causa’ que Su Unigénito Hijo Sacrificara su Vida Divina, en las manos de sus Verdugos sobre una Cruz, en un Mar de Penas y de Infamia, para Obtener para nosotros, el Perdón y la Vida Eterna. ¡Oh! Al ’Contemplaar’ este Gran Misterio y el Exceso de su Amor Divino, como no podemos Exclamar:

¡Oh Bondad Infinita! ¡Oh Infinita Misericordia! ¡Oh Amor Infinito! Para que Dios se haga Hombre, y ¡Muera para mi!


 


Cristo sobre la Cruz de Albrecht Altdorfer; 1520; Szépmûvészeti Múzeum, Budapest, Hungria; commons.wikimedia.org

 
 
Y, por el otro lado, considera el Infinito Amor que Dios demostrón en Su Gran Obra de la Encarnación del Vergo, ‘Haciendo Causa’ que Su Unigénito Hijo Sacrificara su Vida Divina, en las manos de sus Verdugos sobre una Cruz, en un Mar de Penas y de Infamia, para Obtener para nosotros, el Perdón y la Vida Eterna. ¡Oh! Al ’Contemplaar’ este Gran Misterio y el Exceso de su Amor Divino, como no podemos Exclamar:

¡Oh Bondad Infinita! ¡Oh Infinita Misericordia! ¡Oh Amor Infinito! Para que Dios se haga Hombre, y ¡Muera para mi!


 
Oración de San Alfonso María Ligorio

Pero: ¿Como es posible mi Jesús que, despues que Reparaste esta Ruina del Pecado, con tu Propia Muerte, yo he tan seguidamente, voluntariamente, repetido mi Ruina con tantas ofensas cometidas contra Ti? Tu me has Salvado a un precio ¡Tan! Enorme y yo tantas veces he Elegido Maldecirme, al Perderte, ¡Oh Bien Infinito!

Pero lo que Tu has dicho me dá Confianza: que cuando un Pecador que Te dá su Espalda, es Convertido a Ti, Tu no lo Rechazarás y no dejarás de abrazarlo: "Vuelcate a Mi y Yo me Volcaré a ti" (Zacarias 1:3). Tambien Tu has dicho: "Si cualquier Hombre Me abre la Puerta, Yo he de Entrar en el" (Apocalípsis 3:20). Por lo tanto, Señor, Yo Soy uno de esos Rebeldes, un Traidor Ingrato, quien muchas veces Te dí Mi Espalda, y Te Alejé de mi Alma; pero ahora me Arrepiento con todo mi Corazón, por haberte Malusado y por haber Despreciado Tu Gracia; Me arrepiento y Te Amo sobre todas las cosas.

Mira: la Puerta de mi Corazón ya está Abierta; Entra, pero entra para nunca más salir. Yo sé muy bien que Tu nunca me dejarás, si yo no te Hecho una vez mas; pero este mi Temor y esta es la Gracia que Te pido, y la cual siempre Espero pedirte: déjame Morir en vez de ser Culpable por una Fresca y aun Mayor Ingratitud.

Mi Queridísimo Redentor, yo no Merezco Amarte luego de haber Cometido todas mis Ofensas contra Ti; pero por Tus Propios Méritos, pido de Tí el Don de Tu Santo Amor y por lo tanto Te suplico que me hagas conocer el Gran Bien que Tu Eres, el Amor que Has tenido por mi, y todo lo que Tu has hecho opara Obligarme a Amarte. ¡Oh, mi Dios y Salvador, no dejes que Viva mas siendo ingrato de Tu Gran Bondad.

Mi Jesús, nunca Te he de dejar; Ya Te he Ofendido demasiado. Es tán solo Correcto que yo debería Emplear los Años de mi Vida que me quedan en Amarte, y en Complacerte. ¡Mi Jesús, mi Jesús, Ayúdame, Ayuda a un Pecador que Desea Amarte! Amén
 



 
 

Oración de San Alfonso María Ligorio

Pero: ¿Como es posible mi Jesús que, despues que Reparaste esta Ruina del Pecado, con tu Propia Muerte, yo he tan seguidamente, voluntariamente, repetido mi Ruina con tantas ofensas cometidas contra Ti? Tu me has Salvado a un precio ¡Tan! Enorme y yo tantas veces he Elegido Maldecirme, al Perderte, ¡Oh Bien Infinito!

Pero lo que Tu has dicho me dá Confianza: que cuando un Pecador que Te dá su Espalda, es Convertido a Ti, Tu no lo Rechazarás y no dejarás de abrazarlo: "Vuelcate a Mi y Yo me Volcaré a ti" (Zacarias 1:3).
 



 
 
Tambien Tu has dicho: "Si cualquier Hombre Me abre la Puerta, Yo he de Entrar en el" (Apocalípsis 3:20). Por lo tanto, Señor, Yo Soy uno de esos Rebeldes, un Traidor Ingrato, quien muchas veces Te dí Mi Espalda, y Te Alejé de mi Alma; pero ahora me Arrepiento con todo mi Corazón, por haberte Malusado y por haber Despreciado Tu Gracia; Me arrepiento y Te Amo sobre todas las cosas.

Mira: la Puerta de mi Corazón ya está Abierta; Entra, pero entra para nunca más salir. Yo sé muy bien que Tu nunca me dejarás, si yo no te Hecho una vez mas; pero este mi Temor y esta es la Gracia que Te pido, y la cual siempre Espero pedirte: déjame Morir en vez de ser Culpable por una Fresca y aun Mayor Ingratitud.

Mi Queridísimo Redentor, yo no Merezco Amarte luego de haber Cometido todas mis Ofensas contra Ti; pero por Tus Propios Méritos, pido de Tí el Don de Tu Santo Amor y por lo tanto Te suplico que me hagas conocer el Gran Bien que Tu Eres, el Amor que Has tenido por mi, y todo lo que Tu has hecho opara Obligarme a Amarte. ¡Oh, mi Dios y Salvador, no dejes que Viva mas siendo ingrato de Tu Gran Bondad.

Mi Jesús, nunca Te he de dejar; Ya Te he Ofendido demasiado. Es tán solo Correcto que yo debería Emplear los Años de mi Vida que me quedan en Amarte, y en Complacerte. ¡Mi Jesús, mi Jesús, Ayúdame, Ayuda a un Pecador que Desea Amarte! Amén
 
 
 
 
 
La bondad de Dios en la Obra de Redención, por San Alfonso María Ligorio (1696-1787)  
 
 
 
X
OUR FATHER

Our Father, Who Art In Heaven
Hallowed Be Thy Name.
Thy Kingdom come,
Thy Will be done
On earth as it is in Heaven.
Give us this day our daily bread
And forgive us our trespasses
As we forgive those who trespass against us.
Liberate us from all temptation[*]
And deliver us from all evil. Amen



[*] Liberate us is in keeping with the original Latin text.
       God usually does not "lead us" to temptation
       (unless we are tested),
       but gives us the grace to overcome and/or resist it
X
HAIL MARY

Hail Mary, full of grace
The Lord is with thee.
Blessed art though among women,
And blessed is the fruit
Of thy womb, Jesus.
 
Holy Mary, Mary of God
Pray for us sinners
Now, and in the hour
Of our death. Amen


 
X
APOSTLE'S CREED

I believe in God, the Father Almighty Creator of Heaven and earth;
And in Jesus Christ, His Only Son, our Lord;
Who was conceived by the
[work and grace of the] Holy Ghost,[*]
Born of the Virgin Mary,
Suffered under Pontius Pilate,
Was crucified, died and was buried.
He descended into the Dead.[**]
On the third day, He rose again;
He ascended into Heaven,
And sits at the right hand of God,
the Father Almighty.
From thence he shall come to judge
the living and the dead.
 
I believe in the Holy Ghost,[*]
The Holy Catholic Church,
The communion of saints,
The forgiveness of sins.
The resurrection of the body,
And life everlasting. Amen


[*] Holy Ghost: may be substituted with the current Holy Spirit.
[**] the Dead: "inferi", the underworld or the dead in Latin.
X
GLORIA

Glory be to the Father, and to the Son,
and to the Holy Ghost[*],
as it was in the beginning, is now,
and ever shall be, world without end.
Amen

[*] Holy Ghost: may be substituted with the current Holy Spirit.
X
DE PROFUNDIS

Out of the depths I have cried to Thee, O Lord:
Lord, hear my voice.
Let Thine ears be attentive
to the voice of my supplication.

If thou, O Lord, wilt mark iniquities:
Lord, who shall abide it.
For with Thee there is merciful forgiveness:
and because of Thy law,
I have waited for Thee, O Lord.

My soul hath waited on His word:
my soul hath hoped in the Lord.
From the morning-watch even until night,
let Israel hope in the Lord.

For with the Lord there is mercy:
and with Him plenteous redemption.
And He shall redeem Israel
from all her iniquities.

Glory be to the Father, and to the Son,
and to the Holy Ghost[*],
as it was in the beginning, is now,
and ever shall be, world without end.
Amen

[*] Holy Ghost: may be substituted with the current Holy Spirit.
X
DE PROFUNDIS

Out of the depths I have cried to Thee, O Lord:
Lord, hear my voice.
Let Thine ears be attentive to the voice
of my supplication.

If thou, O Lord, wilt mark iniquities:
Lord, who shall abide it.
For with Thee there is merciful forgiveness:
and because of Thy law,
I have waited for Thee, O Lord.

My soul hath waited on His word:
my soul hath hoped in the Lord.
From the morning-watch even until night,
let Israel hope in the Lord.

For with the Lord there is mercy:
and with Him plenteous redemption.
And He shall redeem Israel
from all his iniquities.

V. Eternal rest give unto them, O Lord.
R. And let perpetual light shine upon them.
V. From the gate of hell.
R. Deliver their souls, O Lord.
V. May then reset in peace.
R. Amen.
V. O Lord, hear my prayer.
R. And let my cry come unto Thee.
V. The Lord be with you.
R. And with Thy Spirit.

(50 days indulgence to all who pray the De Profundis with V. and R.
"Requiem aeternam" (Eternal Rest) three times a day.
Pope Leo XIII, February 3, 1888)


Let us pray:
O God, the Creator and Redeemer of all
the faithful, we beseech Thee to grant
to the souls of Thy servants the remission
of their sins, so that by our prayers
they may obtain pardon for which they long.
O Lord, who lives and reigns,
world without end. Amen

May they rest in peace. Amen

X
PADRE NUESTRO

Padre Nuestro,
que estas en los Cielos
Santificado sea Tu Nombre;
Venga a nosotros tu Reino;
Hágase Tu Voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
Perdona nuestras ofensas,
Como también nosotros
perdonamos a los que nos ofenden,
No nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén
 
X
AVE MARÍA

Dios te salve, María,
llena eres de gracia;
El Señor es Contigo;
Bendita Tú eres
entre todas las mujeres,
Y bendito es el fruto
De tu vientre, Jesús.
 
Santa María,
Madre de Dios,
Ruega por nosotros
pecadores,
Ahora y en la hora
De nuestra muerte.
Amén
 
X
CREDO

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo,
Su único Hijo, Nuestro Señor,
Que fue concebido por obra
y gracia del Espíritu Santo,
Nació de la Santa María Virgen;
Padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
Fue crucificado, muerto y sepultado,
Descendió a los infiernos,
Al tercer día resucitó de entre los muertos,
Subió a los cielos
Y está sentado a la derecha de Dios,
Padre Todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo,
La Santa Iglesia Católica,
La comunión de los santos,
El perdón de los pecados,
La resurrección de la carne
Y la vida eterna. Amén
 
 
X
DE PROFUNDIS

Desde lo hondo a Ti grito, Señor; Señor,
escucha mi voz;
Estén Tus oidos atentos
a la voz de mi súplica.

Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?
Pero de ti procede el perdón,
y así infundes respeto.
Mi alma espera en el Señor.

Espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.
Aguarda Israel al Señor.

Como el centinela la aurora;
porque del Señor viene la misericordia.
la redención copiosa;
y Él redimirá a Israel de todos sus delitos.

Gloria al Padre, al Hijo y al
Espíritu Santo,
como es desde el principio,
es ahora y será por los siglos de los siglos.
Amén

X
GLORIA

Gloria al Padre, al Hijo y al
Espíritu Santo,
como es desde el principio,
es ahora y será por los siglos de los siglos.
Amén

X
DE PROFUNDIS

Desde lo hondo a Ti grito, Señor;
Señor, escucha mi voz;
Estén Tus oidos atentos a
la voz de mi súplica.

Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?

Pero de ti procede el perdón,
y así infundes respeto.
Mi alma espera en el Señor.

Espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.
Aguarda Israel al Señor.

Como el centinela la aurora;
porque del Señor viene la misericordia,
la redención copiosa;
y Él redimirá a Israel de todos sus delitos.

V. Dadles, Señor, a todas las almas
el descanso eterno.
R. Y haced lucir sobre ellas
vuestra eterna luz.
V. Que en paz descansen.
R. Amén.