Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina

Relevant Catholic Divine Inspirations and Holy Lights
San Cristobal - el "portador de Cristo"
San Cristobal - el "portador de Cristo"
San Cristobal - el "portador de Cristo"
 
 
 


San Cristobal sujetando al Niño Jesucristo de Giovanni Bellini; 1464-68; Políptico de San Vincenzo Ferreri (panel izquierdo); Basilica dei Santi Giovanni e Paolo, Venecia, Italia www.wga.hu


 
 
La Leyenda de San Cristobal

Una tradición antigüa con respecto a San Cristóforo relata: El nació en la tierra de Canaá, y fue llamado Reprobo, o sea, Reprobato, ya que era un pagano bárbaro. En estatura y fuerza era un gigante. Sin pensar en nadie que se igualara en su vigor corporal, resolvió en la busqueda de encontrar un maestro superior para servirlo.

En sus viajes, se encontró con un rey que era alabado como el hombre mas valiente sobre la tierra. Le ofreció sus servicios y fue aceptado. El rey estaba orgulloso de su gigante y lo tenía cerca de su persona. Un día un trovador visitó el palacio del rey, y entre las baladas que el cantó delante de la corte cantó una sobre el poder de Satanás. Al mencionar su nombre el rey se bendijo, haciendo el signo de la Santa Cruz. Reprobo, perplejado, le preguntó al rey: ¿porque hizo eso, su majestad? El rey le respondió: "Cuando yo hago ese signo, Satanás no tiene ningun poder sobre mi." Reprobo le contestó: "Entonces, ¿tu temes el poder de Satanás? Por lo tanto el es mas poderoso que tu, y yo he de buscarlo y servirlo."

En su busqueda para encontrarlo a Satanás, entro en una zona silvestre. Una noche oscura se encontró con una banda de personajes salvajes correteando por el bosque. Era Satanás y su escolta. Reprobo valientemente lo enfrentó, pronunciando que deseaba servirlo. Fué aceptado, pero pronto se convenció que su nuevo maestro no era el ser mas poderoso sobre la tierra.

Es que un día, mientras se acercaba a un crucifijo al lado de la ruta, Satanás tomó vuelo repentinamente. Reprobo le preguntó porqué hizo esto. Satanás le respondió: "Esa es la imagen de mi mas grande enemigo, quien me conquistó sobre la Cruz. Siempre huyo de Él." Cuando Reprobo oyó esto, lo dejó al diablo, y se fué en busqueda de Cristo.

En sus andares, un día lllegó a una choza oculta en el bosque. En su puerta estaba sentado un anciano venerable. Reprobo se dirigió a él. En el transcurso de la conversación el anciano le dijo que el era un hermitaño, y que había dejado al mundo para servirlo a Cristo, el Señor del Cielo y la tierra. "Tu eres mi hombre," clamó Reprobo; "Cristo es quien yo busco, ya que Él es el más fuerte y poderoso. Díme donde lo puedo encontrar." El hermitaño empezó a instruir al gigante sobre Dios y el Redentor y concluyó diciendo: "Quien lo sirve a Cristo debe ofrecerse enteramente a Él, y hacer y sufrir todo por y para Él. Su premio por hacer esto será inmenso y perdurará para siempre."

Reprobo entonces le pidió al hermitaño permiso para quedarse con él, y que lo continuara instruyendolo. El hermitaño consintió. Cuando Reprobo fue instruido completamente, lo bautizó. Luego de su bautismo, un gran cambio vino sobre el gigante. Ya no orgulloso de su gran tamaño y fuerza, se tornó manso y humilde, y le pidió al hermitaño que le diera alguna tarea con la cual el podría servirlo a Dios, su maestro, "ya que," él dijo, "no puedo orar y ayunar; por lo tanto debo servirlo a Dios de alguna otra forma."


 
 
La Leyenda de San Cristobal

Una tradición antigüa con respecto a San Cristóforo relata: El nació en la tierra de Canaá, y fue llamado Reprobo, o sea, Reprobato, ya que era un pagano bárbaro. En estatura y fuerza era un gigante. Sin pensar en nadie que se igualara en su vigor corporal, resolvió en la busqueda de encontrar un maestro superior para servirlo.

En sus viajes, se encontró con un rey que era alabado como el hombre mas valiente sobre la tierra. Le ofreció sus servicios y fue aceptado. El rey estaba orgulloso de su gigante y lo tenía cerca de su persona. Un día un trovador visitó el palacio del rey, y entre las baladas que el cantó delante de la corte cantó una sobre el poder de Satanás. Al mencionar su nombre el rey se bendijo, haciendo el signo de la Santa Cruz. Reprobo, perplejado, le preguntó al rey: ¿porque hizo eso, su majestad? El rey le respondió: "Cuando yo hago ese signo, Satanás no tiene ningun poder sobre mi." Reprobo le contestó: "Entonces, ¿tu temes el poder de Satanás? Por lo tanto el es mas poderoso que tu, y yo he de buscarlo y servirlo."

En su busqueda para encontrarlo a Satanás, entro en una zona silvestre. Una noche oscura se encontró con una banda de personajes salvajes correteando por el bosque. Era Satanás y su escolta. Reprobo valientemente lo enfrentó, pronunciando que deseaba servirlo. Fué aceptado, pero pronto se convenció que su nuevo maestro no era el ser mas poderoso sobre la tierra.

Es que un día, mientras se acercaba a un crucifijo al lado de la ruta, Satanás tomó vuelo repentinamente. Reprobo le preguntó porqué hizo esto. Satanás le respondió: "Esa es la imagen de mi mas grande enemigo, quien me conquistó sobre la Cruz. Siempre huyo de Él." Cuando Reprobo oyó esto, lo dejó al diablo, y se fué en busqueda de Cristo.

En sus andares, un día lllegó a una choza oculta en el bosque. En su puerta estaba sentado un anciano venerable. Reprobo se dirigió a él. En el transcurso de la conversación el anciano le dijo que el era un hermitaño, y que había dejado al mundo para servirlo a Cristo, el Señor del Cielo y la tierra. "Tu eres mi hombre," clamó Reprobo; "Cristo es quien yo busco, ya que Él es el más fuerte y poderoso. Díme donde lo puedo encontrar." El hermitaño empezó a instruir al gigante sobre Dios y el Redentor y concluyó diciendo: "Quien lo sirve a Cristo debe ofrecerse enteramente a Él, y hacer y sufrir todo por y para Él. Su premio por hacer esto será inmenso y perdurará para siempre."

Reprobo entonces le pidió al hermitaño permiso para quedarse con él, y que lo continuara instruyendolo. El hermitaño consintió. Cuando Reprobo fue instruido completamente, lo bautizó. Luego de su bautismo, un gran cambio vino sobre el gigante. Ya no orgulloso de su gran tamaño y fuerza, se tornó manso y humilde, y le pidió al hermitaño que le diera alguna tarea con la cual el podría servirlo a Dios, su maestro, "ya que," él dijo, "no puedo orar y ayunar; por lo tanto debo servirlo a Dios de alguna otra forma."

 
La Leyenda de San Cristobal

Una tradición antigüa con respecto a San Cristóforo relata: El nació en la tierra de Canaá, y fue llamado Reprobo, o sea, Reprobato, ya que era un pagano bárbaro. En estatura y fuerza era un gigante. Sin pensar en nadie que se igualara en su vigor corporal, resolvió en la busqueda de encontrar un maestro superior para servirlo.

En sus viajes, se encontró con un rey que era alabado como el hombre mas valiente sobre la tierra. Le ofreció sus servicios y fue aceptado. El rey estaba orgulloso de su gigante y lo tenía cerca de su persona. Un día un trovador visitó el palacio del rey, y entre las baladas que el cantó delante de la corte cantó una sobre el poder de Satanás. Al mencionar su nombre el rey se bendijo, haciendo el signo de la Santa Cruz. Reprobo, perplejado, le preguntó al rey: ¿porque hizo eso, su majestad? El rey le respondió: "Cuando yo hago ese signo, Satanás no tiene ningun poder sobre mi." Reprobo le contestó: "Entonces, ¿tu temes el poder de Satanás? Por lo tanto el es mas poderoso que tu, y yo he de buscarlo y servirlo."

En su busqueda para encontrarlo a Satanás, entro en una zona silvestre. Una noche oscura se encontró con una banda de personajes salvajes correteando por el bosque. Era Satanás y su escolta. Reprobo valientemente lo enfrentó, pronunciando que deseaba servirlo. Fué aceptado, pero pronto se convenció que su nuevo maestro no era el ser mas poderoso sobre la tierra.

En sus andares, un día llegó a una choza oculta en el bosque. En su puerta estaba sentado un anciano venerable. Reprobo se dirigió a él. En el transcurso de la conversación el anciano le dijo que el era un hermitaño, y que había dejado al mundo para servirlo a Cristo, el Señor del Cielo y la tierra. "Tu eres mi hombre," clamó Reprobo; "Cristo es quien yo busco, ya que Él es el más fuerte y poderoso. Díme donde lo puedo encontrar." El hermitaño empezó a instruir al gigante sobre Dios y el Redentor y concluyó diciendo: "Quien lo sirve a Cristo debe ofrecerse enteramente a Él, y hacer y sufrir todo por y para Él. Su premio por hacer esto será inmenso y perdurará para siempre."

Reprobo entonces le pidió al hermitaño permiso para quedarse con él, y que lo continuara instruyendolo. El hermitaño consintió. Cuando Reprobo fue instruido completamente, lo bautizó. Luego de su bautismo, un gran cambio vino sobre el gigante. Ya no orgulloso de su gran tamaño y fuerza, se tornó manso y humilde, y le pidió al hermitaño que le diera alguna tarea con la cual el podría servirlo a Dios, su maestro, "ya que," él dijo, "no puedo orar y ayunar; por lo tanto debo servirlo a Dios de alguna otra forma."
 
 
 
El hermitaño lo condujo a un rio cercano, ancho y agitado y dijo: "Aquí, constrúyate una choza para vos, y cuando visitantes desean cruzar el rio, cárgalos y llevalos a la otra orilla por tu amor a Cristo." No existía un puente para cruzar el rio.

Por lo tanto, día y noche, cada vez que fue llamado, Reprobus fielmente ejecutó la tarea designada a el. Una noche escuchó a un niño pidiendo que fuera llevado al rio. Rápidamente se levantó, colocó al niño sobre su hombro fuerte, tomó su bastón y caminó al rio, entrando en su poderosa corriente.

Llegando a la mitad del rio, el agua subía mas y mas, y sentía al niño pesar cada vez mas y mas. "Oh niño", exclamó, "¡Cuan pesado eres! Es como si estuviera cargando el peso del mundo sobre mi hombro."

Y el niño respondió, "Tienes razón. Estás cargando no solo al mundo, sino también al Creador del Cielo y la tierra. Yo soy Jesucristo, tu Rey y Señor. De ahora en adelante has de llamarte Cristóforo, o sea, portador de Cristo. Llegando a la orilla, planta tu bastón en la tierra, y como testimonio de mi poder y fuerza mañana lo veras lleno de hojas y flores."

En ese momento el niño desapareció. Al llegar a la otra orilla, Christóforo plantó su bastón en la tierra y, remarcablemente, brotó hojas y flores. Entonces, de rodillas, le prometió al Señor servirlo fielmente para siempre. No rompió jamás su promesa y de ahí en adelante se convirtió en un fervoroso predicador del evangélio, convirtiendo muchos a la Fe.

El hermitaño lo condujo a un rio cercano, ancho y agitado y dijo: "Aquí, constrúyate una choza para vos, y cuando visitantes desean cruzar el rio, cárgalos y llevalos a la otra orilla por tu amor a Cristo." No existía un puente para cruzar el rio.

Por lo tanto, día y noche, cada vez que fue llamado, Reprobus fielmente ejecutó la tarea designada a el. Una noche escuchó a un niño pidiendo que fuera llevado al rio. Rápidamente se levantó, colocó al niño sobre su hombro fuerte, tomó su bastón y caminó al rio, entrando en su poderosa corriente.

Llegando a la mitad del rio, el agua subía mas y mas, y sentía al niño pesar cada vez mas y mas. "Oh niño", exclamó, "¡Cuan pesado eres! Es como si estuviera cargando el peso del mundo sobre mi hombro."

 
 


San Cristobal de Jose de Ribera (1591 - 1652); 1637; Museo del Prado, Madrid, España; www.wga.hu
Y el niño respondió, "Tienes razón. Estás cargando no solo al mundo, sino también al Creador del Cielo y la tierra. Yo soy Jesucristo, tu Rey y Señor. De ahora en adelante has de llamarte Cristóforo, o sea, portador de Cristo. Llegando a la orilla, planta tu bastón en la tierra, y como testimonio de mi poder y fuerza mañana lo veras lleno de hojas y flores."

En ese momento el niño desapareció. Al llegar a la otra orilla, Christóforo plantó su bastón en la tierra y, remarcablemente, brotó hojas y flores. Entonces, de rodillas, le prometió al Señor servirlo fielmente para siempre. No rompió jamás su promesa y de ahí en adelante se convirtió en un fervoroso predicador del evangélio, convirtiendo muchos a la Fe.
 
 
 


San Cristobal, tinta y pincel sobre papel, 19cm x 14cm. Musee du Louvre, Paris; commons.wikimedia.org

 
 
 
 
 
En sus pelegrinajes misioneros llegó tambien a Lycia, donde, después de su primero sermón, diez y ocho mil paganos pidieron bautisarse. Cuando el Emperador Decio se enteró de esto, envió una companía de cuatrocientos soldados a captarlo a Christóforo. A estos el les predicó tan convincentemente, que pidieron ser bautizados. Decio se enfureció y lo arrojó en la carcel.

Ahí lo trataron al principio con gran bondad y lo rodearon con todo lujo para intentar tentarlo a pecar, pero sin éxito. Entonces Decio ordenó que lo torturaran en la forma mas cruel, para llegar al punto donde negaría su Fe. Fue azotado, colocado sobre placas de hierro quemante; le derramaron aceite hirviente y le prendieron fuego debajo de su cuerpo.

Cuando todos estos tormentos no cumplieron su propósito, los soldados fueron ordenados a azotarlo con flechas. Al tampoco tener ningun efecto, lo decapitaron, el 25 de Julio, 254. Dos grandes santos hacen referencia a los logros maravillosos de San Cristóforo. San Ambrosio menciona que este santo convirtió a cuarenta y ocho mil almas a Cristo. San Vincente Ferrer declara que, cuando la plaga devastó a Valencia, su encuadre destructivo fue detenido a través de la intercessión de San Cristóforo.



En sus pelegrinajes misioneros llegó tambien a Lycia, donde, después de su primero sermón, diez y ocho mil paganos pidieron bautisarse. Cuando el Emperador Decio se enteró de esto, envió una companía de cuatrocientos soldados a captarlo a Christóforo. A estos el les predicó tan convincentemente, que pidieron ser bautizados. Decio se enfureció y lo arrojó en la carcel.

Ahí lo trataron al principio con gran bondad y lo rodearon con todo lujo para intentar tentarlo a pecar, pero sin éxito. Entonces Decio ordenó que lo torturaran en la forma mas cruel, para llegar al punto donde negaría su Fe. Fue azotado, colocado sobre placas de hierro quemante; le derramaron aceite hirviente y le prendieron fuego debajo de su cuerpo.
 
 
En sus pelegrinajes misioneros llegó tambien a Lycia, donde, después de su primero sermón, diez y ocho mil paganos pidieron bautisarse. Cuando el Emperador Decio se enteró de esto, envió una companía de cuatrocientos soldados a captarlo a Christóforo. A estos el les predicó tan convincentemente, que pidieron ser bautizados. Decio se enfureció y lo arrojó en la carcel.

Ahí lo trataron al principio con gran bondad y lo rodearon con todo lujo para intentar tentarlo a pecar, pero sin éxito. Entonces Decio ordenó que lo torturaran en la forma mas cruel, para llegar al punto donde negaría su Fe. Fue azotado, colocado sobre placas de hierro quemante; le derramaron aceite hirviente y le prendieron fuego debajo de su cuerpo.

Cuando todos estos tormentos no cumplieron su propósito, los soldados fueron ordenados a azotarlo con flechas. Al tampoco tener ningun efecto, lo decapitaron, el 25 de Julio, 254. Dos grandes santos hacen referencia a los logros maravillosos de San Cristóforo. San Ambrosio menciona que este santo convirtió a cuarenta y ocho mil almas a Cristo. San Vincente Ferrer declara que, cuando la plaga devastó a Valencia, su encuadre destructivo fue detenido a través de la intercessión de San Cristóforo.

 


San Cristobal, tinta y pincel sobre papel, 19cm x 14cm. Musee du Louvre, Paris; commons.wikimedia.org

 
 
Cuando todos estos tormentos no cumplieron su propósito, los soldados fueron ordenados a azotarlo con flechas. Al tampoco tener ningun efecto, lo decapitaron, el 25 de Julio, 254. Dos grandes santos hacen referencia a los logros maravillosos de San Cristóforo. San Ambrosio menciona que este santo convirtió a cuarenta y ocho mil almas a Cristo. San Vincente Ferrer declara que, cuando la plaga devastó a Valencia, su encuadre destructivo fue detenido a través de la intercesión de San Cristóforo.


 
 
Lección

La leyenda de San Cristóforo contiene una verdad íntegra. Todos deberíamos ser "portadores de Cristo", preservando en nuestros corazones la fe, la esperanza y la caridad, y recibiendo a Nuestro Señor dignamente en la santa comunión. Él solo es digno de nuestro servicio. En el servicio que le debemos a los hombres, deberíamos servirlo a Dios haciendo Su voluntad.

No podemos dividir nuestro corazón, ya que Nuestro Señor mismo dice, "Ningun hombre puede servir a dos maestros" (San Mateo 6: 24). Si sirves al mundo, el mundo te decepciona, ya que no te puede dar lo que te promete. Si sirves al pecado, Satanás es tu maestro. Él tambien, decepciona a sus sirviente, y los lleva a la perdición.

Cristo sobre la Cruz conquistó estos dos tiranos, y con Su ayuda tu también puedes derrotarlos.

Por lo tanto, entrégate totalmente a Él con todo tu corazón, y haz de encontrar la paz en este mundo, y gozo eterno en el próximo.

San Agustín aprendió esta verdad con una triste experiencia, por lo cual exclama: "Tu me has creado para Ti, Oh Señor, y nuestro corazón está inquieto hasta que descansa en Ti."

 


San Cristobal y el Niño Jesucristo por el Maestro de Frankfurt, 1495; www.wga.hu

 
 

Lección

La leyenda de San Cristóforo contiene una verdad íntegra. Todos deberíamos ser "portadores de Cristo", preservando en nuestros corazones la fe, la esperanza y la caridad, y recibiendo a Nuestro Señor dignamente en la santa comunión. Él solo es digno de nuestro servicio. En el servicio que le debemos a los hombres, deberíamos servirlo a Dios haciendo Su voluntad.

No podemos dividir nuestro corazón, ya que Nuestro Señor mismo dice, "Ningun hombre puede servir a dos maestros" (San Mateo 6: 24). Si sirves al mundo, el mundo te decepciona, ya que no te puede dar lo que te promete. Si sirves al
 


San Cristobal y el Niño Jesucristo por el Maestro de Frankfurt, 1495; www.wga.hu

 
 
pecado, Satanás es tu maestro. Él tambien, decepciona a sus sirviente, y los lleva a la perdición.

Cristo sobre la Cruz conquistó estos dos tiranos, y con Su ayuda tu también puedes derrotarlos.

Por lo tanto, entrégate totalmente a Él con todo tu corazón, y haz de encontrar la paz en este mundo, y gozo eterno en el próximo.

San Agustín aprendió esta verdad con una triste experiencia, por lo cual exclama: "Tu me has creado para Ti, Oh Señor, y nuestro corazón está inquieto hasta que descansa en Ti."

 


San Cristobal portando al Niño Jesucristo de Bernardo Strozzi (b. 1581- d. 1644); San Sebastiano, San Rocco, Venecia, Italia; wikimedia.org

 
 

 

 
 
Oración a San Cristobal

San Cristobal, el cual yo he elegido como mi patrón especial, ora por mi para que yo tambien, un día pueda glorificar a la Beata Trinidad en el Cielo.

Obtén para mi tu viva fe, para que pueda considerar a todas las personas, cosas y eventos bajo la luz de todopoderoso Dios. Ora que yo pueda ser generoso en sacrificar las cosas temporales para promover mis intereses eternos, tal cual tu tan sabiamente hiciste.

Enciéndeme con un amor fervoroso por Jesús, para que esté sediento por Sus sacramentos y arda con gran celo por la propagación de Su reino. Por tu poderosa intercesión, ayúdame en mis deberes a Dios, para yo mismo y para todo el mundo.

Obtén para mi la virtud de la pureza y gran confianza en la Santísima Virgen. Protégeme este día, y todos los días de mi vida. Presérvame del pecado mortal. Obtén para mi la gracia de una muerte feliz. Amén

 


San Cristobal portando al Niño Jesucristo de Bernardo Strozzi (b. 1581- d. 1644); San Sebastiano, San Rocco, Venecia, Italia; wikimedia.org

 
 
 
 
 
 
 
25 de Julio - San Cristobal - el "portador de Cristo" (+254), Mártir y uno de los Catorce Santos Auxiliadores  
 
 
 

Este sitio es dedicado a Nuestro Señor Jesucristo
en la Santísima Virgen María
para la Gloria de Dios

  La Bendición Apostólica de la Santa Sede en Roma se imparta (28 de Octubre, 2013)
Cooperatores Veritatis
 
Omnia ad majoren Dei Gloriam!
(¡Todo para la mayor gloria de Dios!)

Contáctanos/escríbanos via email a info@verdadcatolica.net.
El diseño y algunos materiales son ©2013-2017 por VerdadCatolica.Net - Todos los Derechos Reservados
Algunas obras rigen bajo licensia pública o abierta - otras están protegidas por derechos de propiedad intelectual de copyright de sus dueños.

   Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.  
 

   Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.  
 
top
X
OUR FATHER

Our Father, Who Art In Heaven
Hallowed Be Thy Name.
Thy Kingdom come,
Thy Will be done
On earth as it is in Heaven.
Give us this day our daily bread
And forgive us our trespasses
As we forgive those who trespass against us.
Liberate us from all temptation[*]
And deliver us from all evil. Amen



[*] Liberate us is in keeping with the original Latin text.
       God usually does not "lead us" to temptation
       (unless we are tested),
       but gives us the grace to overcome and/or resist it
X
HAIL MARY

Hail Mary, full of grace
The Lord is with thee.
Blessed art though among women,
And blessed is the fruit
Of thy womb, Jesus.
 
Holy Mary, Mary of God
Pray for us sinners
Now, and in the hour
Of our death. Amen


 
X
APOSTLE'S CREED

I believe in God, the Father Almighty Creator of Heaven and earth;
And in Jesus Christ, His Only Son, our Lord;
Who was conceived by the
[work and grace of the] Holy Ghost,[*]
Born of the Virgin Mary,
Suffered under Pontius Pilate,
Was crucified, died and was buried.
He descended into the Dead.[**]
On the third day, He rose again;
He ascended into Heaven,
And sits at the right hand of God,
the Father Almighty.
From thence he shall come to judge
the living and the dead.
 
I believe in the Holy Ghost,[*]
The Holy Catholic Church,
The communion of saints,
The forgiveness of sins.
The resurrection of the body,
And life everlasting. Amen


[*] Holy Ghost: may be substituted with the current Holy Spirit.
[**] the Dead: "inferi", the underworld or the dead in Latin.
X
GLORIA

Glory be to the Father, and to the Son,
and to the Holy Ghost[*],
as it was in the beginning, is now,
and ever shall be, world without end.
Amen

[*] Holy Ghost: may be substituted with the current Holy Spirit.
X
DE PROFUNDIS

Out of the depths I have cried to Thee, O Lord:
Lord, hear my voice.
Let Thine ears be attentive
to the voice of my supplication.

If thou, O Lord, wilt mark iniquities:
Lord, who shall abide it.
For with Thee there is merciful forgiveness:
and because of Thy law,
I have waited for Thee, O Lord.

My soul hath waited on His word:
my soul hath hoped in the Lord.
From the morning-watch even until night,
let Israel hope in the Lord.

For with the Lord there is mercy:
and with Him plenteous redemption.
And He shall redeem Israel
from all her iniquities.

Glory be to the Father, and to the Son,
and to the Holy Ghost[*],
as it was in the beginning, is now,
and ever shall be, world without end.
Amen

[*] Holy Ghost: may be substituted with the current Holy Spirit.
X
DE PROFUNDIS

Out of the depths I have cried to Thee, O Lord:
Lord, hear my voice.
Let Thine ears be attentive to the voice
of my supplication.

If thou, O Lord, wilt mark iniquities:
Lord, who shall abide it.
For with Thee there is merciful forgiveness:
and because of Thy law,
I have waited for Thee, O Lord.

My soul hath waited on His word:
my soul hath hoped in the Lord.
From the morning-watch even until night,
let Israel hope in the Lord.

For with the Lord there is mercy:
and with Him plenteous redemption.
And He shall redeem Israel
from all his iniquities.

V. Eternal rest give unto them, O Lord.
R. And let perpetual light shine upon them.
V. From the gate of hell.
R. Deliver their souls, O Lord.
V. May then reset in peace.
R. Amen.
V. O Lord, hear my prayer.
R. And let my cry come unto Thee.
V. The Lord be with you.
R. And with Thy Spirit.

(50 days indulgence to all who pray the De Profundis with V. and R.
"Requiem aeternam" (Eternal Rest) three times a day.
Pope Leo XIII, February 3, 1888)


Let us pray:
O God, the Creator and Redeemer of all
the faithful, we beseech Thee to grant
to the souls of Thy servants the remission
of their sins, so that by our prayers
they may obtain pardon for which they long.
O Lord, who lives and reigns,
world without end. Amen

May they rest in peace. Amen

X
PADRE NUESTRO

Padre Nuestro,
que estas en los Cielos
Santificado sea Tu Nombre;
Venga a nosotros tu Reino;
Hágase Tu Voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
Perdona nuestras ofensas,
Como también nosotros
perdonamos a los que nos ofenden,
No nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén
 
X
AVE MARÍA

Dios te salve, María,
llena eres de gracia;
El Señor es Contigo;
Bendita Tú eres
entre todas las mujeres,
Y bendito es el fruto
De tu vientre, Jesús.
 
Santa María,
Madre de Dios,
Ruega por nosotros
pecadores,
Ahora y en la hora
De nuestra muerte.
Amén
 
X
CREDO

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo,
Su único Hijo, Nuestro Señor,
Que fue concebido por obra
y gracia del Espíritu Santo,
Nació de la Santa María Virgen;
Padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
Fue crucificado, muerto y sepultado,
Descendió a los infiernos,
Al tercer día resucitó de entre los muertos,
Subió a los cielos
Y está sentado a la derecha de Dios,
Padre Todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo,
La Santa Iglesia Católica,
La comunión de los santos,
El perdón de los pecados,
La resurrección de la carne
Y la vida eterna. Amén
 
 
X
DE PROFUNDIS

Desde lo hondo a Ti grito, Señor; Señor,
escucha mi voz;
Estén Tus oidos atentos
a la voz de mi súplica.

Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?
Pero de ti procede el perdón,
y así infundes respeto.
Mi alma espera en el Señor.

Espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.
Aguarda Israel al Señor.

Como el centinela la aurora;
porque del Señor viene la misericordia.
la redención copiosa;
y Él redimirá a Israel de todos sus delitos.

Gloria al Padre, al Hijo y al
Espíritu Santo,
como es desde el principio,
es ahora y será por los siglos de los siglos.
Amén

X
GLORIA

Gloria al Padre, al Hijo y al
Espíritu Santo,
como es desde el principio,
es ahora y será por los siglos de los siglos.
Amén

X
DE PROFUNDIS

Desde lo hondo a Ti grito, Señor;
Señor, escucha mi voz;
Estén Tus oidos atentos a
la voz de mi súplica.

Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?

Pero de ti procede el perdón,
y así infundes respeto.
Mi alma espera en el Señor.

Espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.
Aguarda Israel al Señor.

Como el centinela la aurora;
porque del Señor viene la misericordia,
la redención copiosa;
y Él redimirá a Israel de todos sus delitos.

V. Dadles, Señor, a todas las almas
el descanso eterno.
R. Y haced lucir sobre ellas
vuestra eterna luz.
V. Que en paz descansen.
R. Amén.