Pulse para abrir y leer la Coronilla de la Misericordia Divina

Relevant Catholic Divine Inspirations and Holy Lights
Lleva la Luz Eterna de Jesucristo
Lleva la Luz Eterna de Jesucristo
Lleva la Luz Eterna de Jesucristo
 
 
 


Presentación de Jesús en el Templo de Sebastien Bourdon; circa 1644; Museo de Louvre, Paris, Francia; http://commons.wikimedia.org

 
Himno: "Candlemas" (la Candelaria)

Las luces angelicales de la mañana de Navidad,
Que se dispararon a través del cielo,
Lejos se van durante la Candelaria,
Brillan y luego, se mueren.

El comfort terrenal es a lo sumo breve,
Aunque sea sumamente divino;
Como luces fúnebres por la Navidad que ha partido,
Brillan las velas del Viejo Simeon.

Y entonces por ocho largas semanas o mas,
Esperamos en el crepúsculo gris,
Hasta que la Vela Alta luce un rayo de luz
en el más Santo Sábado.

Esperamos durante el tiempo de penitencia
De ayuno solemne y oración,
Mientras el canto se calla, y las luces caen a media luz,
En el aire cargado con la pena del pecado.

Y mientras la espada en el alma de María
encuentra su hogar, nos ocultamos
En nuestros corazones, contando las heridas
De pasión y de orgullo.

Aún así, aunque la Candelaria se gaste
Y los Aleluias se acaben,
María es música, para nuestra necesidad,
Y Jesús la Luz, para nuestro porvenir.
 
 
 
 

La Presentación

De un Sermón de Sofronio, Obispo de Jerusalém (638 D.C.)

En honor al misterio divino que celebramos hoy, aprésuremosnos todos a encontrarnos con Cristo. Todos deberían estar anciosos en unirse a la procesión y en llevar una luz.

Nuestras velas prendidas son un signo del esplendor divino de Aquel que viene a repelar las oscuras sombras del mal y de tornar al universo entero radiante con el brillo de Su eterna luz.

Nuestras velas también nos muestran como nuestros almas deben ser cuando nos encontramos con Cristo.

La Madre de Dios, la Virgen más pura, llevó la verdadera luz en sus brazos y trajó a Él a quienes se encontraban en la oscuridad.

Nosotros también debemos llevar una luz para que sea vista por todos y para reflejar el brillo de la verdadera luz mientras nos apresuramos a verlo.

La luz ha venido y ha brillado sobre un mundo envuelto en sombras; el Amanecer desde lo mas alto nos ha visitado otorgando la luz para aquellos quienes viven en la oscuridad.

Esta, pues, es nuestra fiesta, y nos unimos en procesión con velas encendidas para revelar la luz que ha brillado sobre nosotros y la gloria aún por llegar a través de Él.

Demos prisa todos juntos entonces para encontrarnos con nuestro Dios.


 
 
 


Presentación de Jesús en el Templo de Ambrogio Lorenzetti; 1342; Galeria Uffizi, Florencia, Italia; http://commons.wikimedia.org


 
 
 


Presentación de Jesús en el Templo de Ambrogio Lorenzetti; 1342; Galeria Uffizi, Florencia, Italia; http://commons.wikimedia.org


 
 

La Presentación

De un Sermón de Sofronio, Obispo de Jerusalém (638 D.C.)

En honor al misterio divino que celebramos hoy, aprésuremosnos todos a encontrarnos con Cristo. Todos deberían estar anciosos en unirse a la procesión y en llevar una luz.

Nuestras velas prendidas son un signo del esplendor divino de Aquel que viene a repelar las oscuras sombras del mal y de tornar al universo entero radiante con el brillo de Su eterna luz.

Nuestras velas también nos muestran como nuestros almas deben ser cuando nos encontramos con Cristo.

La Madre de Dios, la Virgen más pura, llevó la verdadera luz en sus brazos y trajó a Él a quienes se encontraban en la oscuridad.

Nosotros también debemos llevar una luz para que sea vista por todos y para reflejar el brillo de la verdadera luz mientras nos apresuramos a verlo.

La luz ha venido y ha brillado sobre un mundo envuelto en sombras; el Amanecer desde lo mas alto nos ha visitado otorgando la luz para aquellos quienes viven en la oscuridad.

Esta, pues, es nuestra fiesta, y nos unimos en procesión con velas encendidas para revelar la luz que ha brillado sobre nosotros y la gloria aún por llegar a través de Él.

Demos prisa todos juntos entonces para encontrarnos con nuestro Dios.


 
 
 
 
 


Presentación de Jesús en el Templo de Jean Jouvenet; 1692; http://catholictradition.org
 
 
 
 
 

La verdadera luz ha llegado, la luz que ilumina a todo hombre nacido en este mundo.

Permítanos, amados, ser iluminados y llenados de radiante esplendor con esta luz.

Compartámos en su esplendor, y llenémosnos de ella para que nadie permanezca en la oscuridad.

Seámos ejemplos mientras juntos vamos a conocer y a recibir con el anciano Simeón la luz, cuyo brillo es eterno.

Regocijando con Simeón, cantemos un himno de gracias a Dios, el Padre de la luz, quien nos envió la verdadera luz para dispersar la oscuridad y para compartir con todos una parte de su gran esplendor.

Nosotros tambien, a través de los ojos de Simeón, hemos visto la salvación de Dios preparada por Él para todas las naciones y relevada como la gloria de la nueva Israel, la cual es nosotros mismos.

Tal como Simeón fue liberado de las ataduras de esta vida una vez que el lo vió a Crusto nosotros tambien hemos sido liberados de nuestro viejo estado pecador.

Con fe nosotros tambien abrazamos a Cristo, la salvación de Dios Padre, entregado a nosotros desde Belén.

Paganos antes, ahora somos el pueblo de Dios.

Nuestros ojos han visto a Dios encarnado y, porque lo hemos visto presente entre nosotros y lo hemos recibido mentalmente en nuestros brazos, somos llamados la nueva Israel.

Nunca nos olvidaremos de su presencia; cada año mantenemos una fiesta en Su honor.

 
 
 


Velas Benditas

Imprimatur: Michael Augustine, Arzobispo de New York, 1893


De esta bendición tenemos tambien indicaciones en el Viejo Testamento. Dios mismo ordenó un calendario dorado con siete luces para ser colocado en el tabernáculo; Solomón colocó varios de ellos, hechos del oro más fino, en el Templo. ¡Cuanto más imprescindible pues es expresar nuestro honor con el uso de luces a la presencia de nuestro Señor en la Eucaristía, en la Misa y, en otras solemnidades de la Iglesia!

Además de todo esto, las velas benditas prendidas tienen un significado especial para nosotros.

En primera instancia, nos recuerdan que debemos adquirir las tres virtudes divinas: la fe que ilumina, la esperanza que dá calor y la caridad que enardece, ya que la vela dá luz, calor y comfort.

Además, nos sugieren el Amor cristiano hacia nuestro prójimo ya que la vela prendida, mientras nos enardece a la caridad, se gasta: por lo tanto, nosotros tambien debemos iluminar a nuestro prójimo con nuestras buenas obras y, al mismo tiempo, consumirnos o gastarnos con nuestras obras de caridad y amor por y para los demas.

 
 
 
 
 


La Presentación de Cristo en el Templo de Charles Le Brun; 1645; Instituto de Arte de Detroit, Estados Unidos; http://www.salvemariaregina.info


 

 


La Presentación de Cristo en el Templo de Charles Le Brun; 1645; Instituto de Arte de Detroit, Estados Unidos; http://www.salvemariaregina.info




Velas Benditas

Imprimatur: Michael Augustine, Arzobispo de New York, 1893


De esta bendición tenemos tambien indicaciones en el Viejo Testamento. Dios mismo ordenó un calendario dorado con siete luces para ser colocado en el tabernáculo; Solomón colocó varios de ellos, hechos del oro más fino, en el Templo. ¡Cuanto más imprescindible pues es expresar nuestro honor con el uso de luces a la presencia de nuestro Señor en la Eucaristía, en la Misa y, en otras solemnidades de la Iglesia!

Además de todo esto, las velas benditas prendidas tienen un significado especial para nosotros.

En primera instancia, nos recuerdan que debemos adquirir las tres virtudes divinas: la fe que ilumina, la esperanza que dá calor y la caridad que enardece, ya que la vela dá luz, calor y comfort.

Además, nos sugieren el Amor cristiano hacia nuestro prójimo ya que la vela prendida, mientras nos enardece a la caridad, se gasta: por lo tanto, nosotros tambien debemos iluminar a nuestro prójimo con nuestras buenas obras y, al mismo tiempo, consumirnos o gastarnos con nuestras obras de caridad y amor por y para los demas.

 
 
 
 
 


Presentación de Jesús en el Templo de Guido Reni; 1575-1642;
 
 
 
 
 


Así como la llama de la vela siempre surge para arriba, no importa como la llevamos, tambien debemos llevar todos nuestros deseos y esfuerzos, dirigidos desde lo inferior a lo superior. Nuestros pensamientos deben morar en el Cielo.

Finalmente, una venda prendida nos recuerda de la incertitud y efemeridad de la vida humana, ya que cuando se prende una vela esta empieza a gastarse, consumiéndose a si misma, teniendo una viva semblanza a la vida humana misma: en el momento de nuestro nacimiento comenzamos a morirnos y nuestra vida se gasta gradualmente en el torno del trajín y la lucha de las batallas de la vida.

Se bendicen gran número de velas durante la fiesta de la Purificación de la Santísima Virgen, o sea en el Día de la Candelaria, para hacernos recordar que Cristo es la Luz para la iluminación de los Paganos, y que debemos ser hijos de la Luz.

En ese día hay una procesión con velas prendidas, para colocar más vívidamente ante nuestra memoria la procesión de la Santísima Virgen y San José, juntos con el santo Simeón y la devota Ana, al altar en el Templo y para rendirle honor a María, quien nos dió la Luz del mundo.

 
 
 
 
2 de Febrero - Celebrando la Candelaria - Lleva la Luz Eterna de Jesucristo  
 

Este sitio es dedicado a Nuestro Señor Jesucristo
en la Santísima Virgen María
para la Gloria de Dios

  La Bendición Apostólica de la Santa Sede en Roma se imparta (28 de Octubre, 2013)
Cooperatores Veritatis
 
Omnia ad majoren Dei Gloriam!
(¡Todo para la mayor gloria de Dios!)

Contáctanos/escríbanos via email a info@verdadcatolica.net.
El diseño y algunos materiales son ©2013-2018 por VerdadCatolica.Net - Todos los Derechos Reservados
Algunas obras rigen bajo licensia pública o abierta - otras están protegidas por derechos de propiedad intelectual de copyright de sus dueños.

   Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.  
 

   Hosted & powered by  UNI COMP® Inc.  
 
top
X
OUR FATHER

Our Father, Who Art In Heaven
Hallowed Be Thy Name.
Thy Kingdom come,
Thy Will be done
On earth as it is in Heaven.
Give us this day our daily bread
And forgive us our trespasses
As we forgive those who trespass against us.
Liberate us from all temptation[*]
And deliver us from all evil. Amen



[*] Liberate us is in keeping with the original Latin text.
       God usually does not "lead us" to temptation
       (unless we are tested),
       but gives us the grace to overcome and/or resist it
X
HAIL MARY

Hail Mary, full of grace
The Lord is with thee.
Blessed art though among women,
And blessed is the fruit
Of thy womb, Jesus.
 
Holy Mary, Mary of God
Pray for us sinners
Now, and in the hour
Of our death. Amen


 
X
APOSTLE'S CREED

I believe in God, the Father Almighty Creator of Heaven and earth;
And in Jesus Christ, His Only Son, our Lord;
Who was conceived by the
[work and grace of the] Holy Ghost,[*]
Born of the Virgin Mary,
Suffered under Pontius Pilate,
Was crucified, died and was buried.
He descended into the Dead.[**]
On the third day, He rose again;
He ascended into Heaven,
And sits at the right hand of God,
the Father Almighty.
From thence he shall come to judge
the living and the dead.
 
I believe in the Holy Ghost,[*]
The Holy Catholic Church,
The communion of saints,
The forgiveness of sins.
The resurrection of the body,
And life everlasting. Amen


[*] Holy Ghost: may be substituted with the current Holy Spirit.
[**] the Dead: "inferi", the underworld or the dead in Latin.
X
GLORIA

Glory be to the Father, and to the Son,
and to the Holy Ghost[*],
as it was in the beginning, is now,
and ever shall be, world without end.
Amen

[*] Holy Ghost: may be substituted with the current Holy Spirit.
X
DE PROFUNDIS

Out of the depths I have cried to Thee, O Lord:
Lord, hear my voice.
Let Thine ears be attentive
to the voice of my supplication.

If thou, O Lord, wilt mark iniquities:
Lord, who shall abide it.
For with Thee there is merciful forgiveness:
and because of Thy law,
I have waited for Thee, O Lord.

My soul hath waited on His word:
my soul hath hoped in the Lord.
From the morning-watch even until night,
let Israel hope in the Lord.

For with the Lord there is mercy:
and with Him plenteous redemption.
And He shall redeem Israel
from all her iniquities.

Glory be to the Father, and to the Son,
and to the Holy Ghost[*],
as it was in the beginning, is now,
and ever shall be, world without end.
Amen

[*] Holy Ghost: may be substituted with the current Holy Spirit.
X
DE PROFUNDIS

Out of the depths I have cried to Thee, O Lord:
Lord, hear my voice.
Let Thine ears be attentive to the voice
of my supplication.

If thou, O Lord, wilt mark iniquities:
Lord, who shall abide it.
For with Thee there is merciful forgiveness:
and because of Thy law,
I have waited for Thee, O Lord.

My soul hath waited on His word:
my soul hath hoped in the Lord.
From the morning-watch even until night,
let Israel hope in the Lord.

For with the Lord there is mercy:
and with Him plenteous redemption.
And He shall redeem Israel
from all his iniquities.

V. Eternal rest give unto them, O Lord.
R. And let perpetual light shine upon them.
V. From the gate of hell.
R. Deliver their souls, O Lord.
V. May then reset in peace.
R. Amen.
V. O Lord, hear my prayer.
R. And let my cry come unto Thee.
V. The Lord be with you.
R. And with Thy Spirit.

(50 days indulgence to all who pray the De Profundis with V. and R.
"Requiem aeternam" (Eternal Rest) three times a day.
Pope Leo XIII, February 3, 1888)


Let us pray:
O God, the Creator and Redeemer of all
the faithful, we beseech Thee to grant
to the souls of Thy servants the remission
of their sins, so that by our prayers
they may obtain pardon for which they long.
O Lord, who lives and reigns,
world without end. Amen

May they rest in peace. Amen

X
PADRE NUESTRO

Padre Nuestro,
que estas en los Cielos
Santificado sea Tu Nombre;
Venga a nosotros tu Reino;
Hágase Tu Voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
Perdona nuestras ofensas,
Como también nosotros
perdonamos a los que nos ofenden,
No nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén
 
X
AVE MARÍA

Dios te salve, María,
llena eres de gracia;
El Señor es Contigo;
Bendita Tú eres
entre todas las mujeres,
Y bendito es el fruto
De tu vientre, Jesús.
 
Santa María,
Madre de Dios,
Ruega por nosotros
pecadores,
Ahora y en la hora
De nuestra muerte.
Amén
 
X
CREDO

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo,
Su único Hijo, Nuestro Señor,
Que fue concebido por obra
y gracia del Espíritu Santo,
Nació de la Santa María Virgen;
Padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
Fue crucificado, muerto y sepultado,
Descendió a los infiernos,
Al tercer día resucitó de entre los muertos,
Subió a los cielos
Y está sentado a la derecha de Dios,
Padre Todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo,
La Santa Iglesia Católica,
La comunión de los santos,
El perdón de los pecados,
La resurrección de la carne
Y la vida eterna. Amén
 
 
X
DE PROFUNDIS

Desde lo hondo a Ti grito, Señor; Señor,
escucha mi voz;
Estén Tus oidos atentos
a la voz de mi súplica.

Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?
Pero de ti procede el perdón,
y así infundes respeto.
Mi alma espera en el Señor.

Espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.
Aguarda Israel al Señor.

Como el centinela la aurora;
porque del Señor viene la misericordia.
la redención copiosa;
y Él redimirá a Israel de todos sus delitos.

Gloria al Padre, al Hijo y al
Espíritu Santo,
como es desde el principio,
es ahora y será por los siglos de los siglos.
Amén

X
GLORIA

Gloria al Padre, al Hijo y al
Espíritu Santo,
como es desde el principio,
es ahora y será por los siglos de los siglos.
Amén

X
DE PROFUNDIS y QUE DESCANSEN EN PAZ

Desde lo hondo a Ti grito, Señor;
Señor, escucha mi voz;
Estén Tus oidos atentos a
la voz de mi súplica.

Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?

Pero de ti procede el perdón,
y así infundes respeto.
Mi alma espera en el Señor.

Espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.
Aguarda Israel al Señor.

Como el centinela la aurora;
porque del Señor viene la misericordia,
la redención copiosa;
y Él redimirá a Israel de todos sus delitos.

V. Dadles, Señor, a todas las almas
el descanso eterno.
R. Y haced lucir sobre ellas
vuestra eterna luz.
V. Que en paz descansen.
R. Amén.